martes, julio 20, 2010

Dead Space (2008)

Se trata de un Survival Horror publicado por EA, en el cual encarnas al Ingeniero Isaac Clarke, que es enviado a bordo de la USG Kellion para reparar los sistemas de telecomunicaciones de la USG Ishimura, nave dedicada a la extracción de minerales con la que se ha perdido el contacto... y en la que se encuentra Nicole, la novia del protagonista.
Y es verdad que las naves te recuerdan al Nostromo, pero además de la atmósfera oscura y decadente como clara referencia a la película Alien, te encuentras con una gran cantidad de criaturas devora hombres y arranca cojones (necromorfos, para los amigos y que no le envidian nada al hijo prodigo de HR Giger), que quieren llevarte muy cerca de la curvatura menor de su estomago.
Debido a la naturaleza gore de este titulo es mas fácil acabar con los enemigos destrozándolos (amputando uno a uno sus apéndices) que volandoles la cabeza, lo que da pie a que el jugador deje salir con alegría al pequeño sádico que todos llevamos dentro, creando un bello, educativo y sangriento puzzle con sus extremidades... y sin embargo, a pesar de lo divertido que pueda parecer no es lo mejor del titulo, lo que mas destaca sin duda es la sensación de peso, y a veces torpeza del protagonista y el obligado uso de herramientas (no armas, sino herramientas) para despachar a los enemigos. Es casi como si de repente jugaras con el Jefe O'brien de Star Trek, y te estuvieras cagando de miedo porque sabes que no controlas al enésimo marine-mata-todo-lo-que-se-mueve, sino a un frágil ser humano que no tiene que ser particularmente hábil a la hora de combatir contra brutales criaturas alienigenas. Y es lo que esperas de este genero, avanzar por un pasillo sumido en las sombras, apenas rompiendo la oscuridad con la pálida luz de tu linterna, escuchando inquietantes sonidos de fondo, sabiendo que tu barra de salud es mas baja de lo que te gustaría, y con tan solo cuatro o cinco disparos en la recámara, y sin saber en que momento va a surgir el siguiente necromorfo...
En conclusión, este juego transmite la sensación que debe: Miedo, cumpliendo con creces lo que se esperaba de el. El apartado gráfico es bueno, con aspectos sobresalientes, aunque las sombras de pixeles del tamaño del protagonista dejan que desear no ensombrecen el resultado general, la música es particularmente buena, sobretodo la de lo títulos, y que mas tarde te encontraras en una escena puntual, y los efectos sonoros vaya que hacen juego, su duración es apenas la precisa para no ser agobiante, sobretodo si lo juegas de principio a fin, en una noche lluviosa. Las escenas en gravedad cero te dan la sensación de estar realmente en el vació, y ver como disminuye el 02 mientras intentas llegar del punto A al B, rodeado por enemigos, no tiene precio. Y por ello este juego es imprescindible.
Las formas en que mueres son realmente crueles y algunas muy imaginativas, y habrá momentos en que te indignaras no solo por haber muerto, sino por la forma en que algún necromorfo hijo de la gran puta, mancilla tus restos mortales. Para mas detalles:


Un pequeño vistazo a las formas de morir...


Addendum:
Al caminar por algún pasillo, mientras escuchaba una de estas absurdas grabaciones en las que la desafortunada víctima insiste en narrar su desgracia hasta el ultimo segundo de agonía (¿alguien leyó Los Papeles de Helmut Hecker en alguna antología "tributo saca cuartos" dedicada a HP Lovecraftf, por el centenario de su nacimiento?), y observar en una de las paredes gastadas un poster en el que se anunciaban miembros protesicos, de inmediato pensé en Frederic Phol, y Pórtico, y la forma en la que dentro de la novela, con solo unas breves lineas lograba crear el contexto de una sociedad y mostrar las filias y fobias de sus habitantes, y vamos que hacerlo en un videojuego no es cosa fácil.

Add 2:
Leo en Vandal.net:


Y cada vez es mas común que los grandes estudios lo hagan... Vaya Hijos de la gran puta.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios alimentan este blog, el pobre esta muy flaco, así que si no te apetece ver un famélico blog mas deambulando siniestramente por la web ¡comenta!