jueves, marzo 07, 2019

Juicio Oral

Y ahí estoy agotado. Pase la noche sin dormir, son casi las tres de la tarde y me encuentro a las afueras de un juzgado. Siento los ojos como si estuvieran llenos de arena, mis parpados están hinchados, y pesan. Quisiera quedarme tendido en la banqueta, y luego meterme debajo de un auto. Seguro que hace menos calor bajo su sombra, pero en lugar de eso camino con cierta indecisión hacia la entrada del juzgado. Hay dos tipos de seguridad: flacos, desfajados, enarbolan sus detectores de metales, de forma fálica, amenazante. Se dirigen de forma grosera hacia la gente. Creen que tiene poder, y solo son unos achichincles, por completo prescindibles. Paso junto a ellos y los ignoro, me siguen. Volteo a verlos como si fueran transparentes, y deliberadamente me tomo mi tiempo en contestar, me dejan pasar, y me dirijo al mostrador.



Estoy sentado, la silla esta diseñada para ser incomoda. Pero eso no me importa, he dormido en lugares peores, así que tan solo me relajo y cierro los ojos. Me comienzo a quedar dormido. Y mientras lo hago pienso en porque estoy aquí: vengo como testigo a un juicio oral, ese mentado sistema fue impulsado por diversos grupos, y, en teoría buscaba volver eficiente, y justa, la administración de justicia en México. Su fracaso es evidente para cualquier persona que lea el periódico: tasas de impunidad del 90 por ciento, cifras negras de denuncia escandalosas, fabricación de casos, encubrimiento sistemático de las matanzas de los agentes del gobierno, y un largo etcétera. Y allí estoy en la antesala del infierno, esperando ser engullido por el sistema.



Abro los ojos con desgana. Una película acuosa los recubre, y a lo lejos, veo de forma borrosa una gorda figura peculiar camino hacia la entrada del juzgado. Un judío ortodoxo. Con bastón y con bombin. Bueno, no, con sombrerito judío ¿Burkha?, ese sombrerito circular que usan para no ofender con su calva cabeza al dios de los judíos, el sujeto, con una barba cerrada envidiable que de forma inevitable me recordó al vello púbico de una mujer negra, camina, con aire decidido, pisando fuerte y haciéndose notar, mientras que yo bostezo sin disimulo, y le veo venir. Entra a la sala que me toca. Genial. Es de los abogados de la defensa. Me voltea a ver y vuelvo a bostezar, su mirada insolente me hace desear escupir al piso, pero reconozco lo impropio de mi conducta y me contengo.



Subo al estrado, a jurar frente a un ejemplar de la constitución empastado, con el nombre del dueño grabada en letras doradas, y cursivas en el frente del tomo: "Lic Relumbron" se lee, y me acuerdo que en este país un titulo universitario del CESCIJUC basta para llegar a Juez. Bueno, eso y vastas cantidades de sobornos, lambisconeria, y sometimiento degradante. En fin, el señor lic Juez es un tipo apacible, regordete, con un cierto aire porcino, y ojos acuosos. No señores, los jueces en México no tienen voz de trunea, frentes altivas y miradas severas, cuando los miras de cerca es mas facil que los imagines con estreñimiento crónico que administrando justicia.
Ya estoy allí, frente a un ejemplar de la constitución, y la bandera de los estados unidos mexicanos, y el juez inicia su diatriba; bla, bla, bla, identificado, bla, bla, bla, decir verdad,bla, bla, bla, pena de multa. Me aburre. Pero disimulo el hastió que me provoca. Hasta que me siento. El Fiscal me interroga, pero no le dejo hacer… expongo el motivo de mi presencia allí, tras su segunda pregunta, fecha, hora, que es lo que sé con relación al juicio, y luego bostezo.
El abogado judío, de la mafia judía, salido del sinedrin, sionista, fanático, y demás cosas malas feas, y perversas del mundo, me voltea a ver, y me comienza a preguntar
- ¿Usted es experto en…? ¿Cual es su experiencia en…? ¿Conoce a [autor del siglo pasado que solo los abogados piensan que esta vigente]? El tipo piensa que me ha tirado una buena dentellada, pero en lugar de contestar que sí, como el espera, en lugar de eso le respondo: No, no tengo el gusto. El abogado me lanza una mirada cargada de odio, yo disimulo una sonrisa por lo bajo. Pero no esta dispuesto a ceder, al pequeño Judio hijo del rabino Rabinowitz no lo criaron para darse por vencido con facilidad.
- ¿Conoce el libro del dl [XXX]?
- Si.
- ¿Lo ha leído?
- No.
- ¿Como es posible que siendo experto en la materia no haya leído el libro del Dr [XXX]?
- Es posible porque el libro del Dr [XXX}, fue publicado el siglo pasado, esta obsoleto, cuando termine la licenciatura ya era viejo. Yo no lo recomiendo ni para estudiantes de pregrado. Creo que los únicos que lo llen en la actualidad son los que no conocen la materia, los abogados por ejemplo.
El gran judio, se siente ofendido. Cree que le he llamado ignorante desactualizado, en realidad le he llamado hijo de puta pretencioso, pero su imaginación no da para más. Ha visto el trapo rojo, y se prepara para embestir…
- ¿Entonces usted ha dicho que es mejor que el dr [XXX]?
- No, no he dicho eso.
- Claro que si, lo acaba de decir.
- No, no es cierto. Usted miente.
- ¿Me ha llamado mentiroso?
- Si.
En este momento el abogado de la defensa, bufa, su rostro colorado se congestiona, y falta poco para que coja vuelo y me de un tope, entonces pregunta, con torpeza.
- ¿Qué responda, si o no el testigo si es mejor que el dr [XXX]?
Durante quince segundos me sorprendo. ¿Mejor? Bueno, seguro que soy mejor que él en muchos aspectos. Estoy vivo para empezar. Eso ya es algo. ¿Pero quien se atrevería a erigirse en juez de los muertos? ¿Como responder a esa pregunta? Dudo, pero todo pasa tan rápido que mi reacción no puede ser mas espontanea. Giro los ojos hacia atrás, suplicando al supremo que le brinde un poco, solo una diminuta pizca de inteligencia a los pobres abogados. Pero es mala idea, el juez me dice, con su voz de juez, esa voz terrible que hace que tiemblen los panecillos en el oxxo, y las asistentes de sala tiren las fotocopias ante su aguerrido paso, pues el juez me dice algo, y no me acuerdo que. Algo así como que no “poner caras”, un regaño mas digno de un maestro de kinder que de un Juez. A lo cual yo le ofrezco la mas hipócrita de mis disculpas. De todos modos, el contrainterrogatorio esta agotado. El pobre judio solo pregunta un par de cosas mas, desganado, hasta que me liberan. Y justo, cuando le doy la espalda al juez y a las camaras del juzgado, miro directamente al abogado de la defensa judío, y dibujo la palabra “P U T O”. El pobre esta tan azorado que no atina a reaccionar.




miércoles, febrero 20, 2019

La típíca entrada en la que alguien...


Hoy por la tarde, después de tomar la siesta me llamo al celular F. F es una pasante  que acaba de empezar su servicio social. Salí con ella un par de meses, hasta que me canso su locura. Había planeado nuestra vida juntos por los próximos 10 años, boda, luna de miel, hija, escuela para la hija, educación de la hija, etc. Parecía ansiosa por escapar de su casa. Al final solo me dejo un perfume barato y un perro. EL perro se llama W. W me acompaño fielmente en esos meses oscuros que siguieron al primer divorcio. W es un buen perro. No puedo decir lo mismo de F.

Un día por la tarde pase por F a la facultad, y luego la deje en su casa. Frente a su casa hay un local de maquinitas, un sujeto flaco, con cara de consumidor habitual de solvente, estaba dándole al KOF, y un cachorro estaba echado a sus pies. Ella me dijo: "necesitas un perro para que cuide tu casa nueva", y yo dije "¿siiiii?", ella se bajo del auto, saludo al joven de las neuronas carcomidas, y averiguo si el perro era suyo, el tipo dijo que no, y F le ordeno que lo cuidara por una semana, porqué yo regresaría por él. Y regrese.

F es ese tipo de mujeres. Mujer de magia negra. Encantadora a la vez que ruin. Lo bueno es que el alcance de su encanto es limitado. Es la típica mujer que después te deja preguntándote "¿que mierda hice? y ¿por que lo hice?" quizás después hasta tengas un propósito de enmienda. Quizás pienses, para la próxima no volverá a pasar, pero vuelve  a pasar y cuando estas solo y lo reconsideras ni siquiera te puedes explicar como lo logro. Además sus ojos eran enormes y contaba historias como ninguna.

Compre una casa, pagando un obsceno crédito hipotecario que me obliga a tener dos trabajos, me chupa el alma y sorbe el tuetano de mis huesos largos. La casa es una buena casa, libre de maldiciones, suicidios y demás mierdas que no son buenas para ninguna casa. Hay ardillas. A veces, por las tardes, W y yo nos sentamos en el patio, y cuando vemos a una le comenzamos a ladrar. La ardilla nos ignora, sujeta una bellota, la mordisquea un poco, le aburre y sigue haciendo sus cosas de Ardilla mientras que W y yo desatamos nuestra ira en contra de su felicidad animal. W es un poco cabrón, pero tiene cara de angel, cuando los niños lo ven en la calle se acercan para acariciarlo y el los deja hacer, pero también es un pequeño cabrón dominante y celoso. No le gusta que la gente se me acerque. A mi tampoco. Así que esta bien.

F me dijo con descaro: "¡Cariño, necesito tu ayuda!" y yo pensé, porqué pensar esta bien, pero decirlo o escribirlo no, pero que mierda, pensé "¿Qué le paso a esta puta loca?", pero en lugar de decir lo que pienso sin pensar lo que digo, le dije "¿Qué demonios pasa?", a lo ella respondió con verdadero dolor en la voz "me estoy meando encima, llevo dos horas en el trafico y me estoy meando encima, ya no aguanto".

Ella esta haciendo su servicio social en una empresa, la empresa le paga bien para ser pasante, pero se tiene que trasladar casi cuatro horas todos los días. Se compro un auto pequeño, que ocupa poco combustible, le dije: "relajate y dejalo fluir" y me reí, esa risa que hace que la gente en los bares me quiera golpear. "no, no puedo, no inventes, ¿como me voy a mear encima?" dijo F. "Estas en el tráfico ¿no?, pues pon el freno de mano, quitate el pantalón y las bragas. Dobla el pantalón, ponlo debajo de tus piernas y relajate, deja que todo fluya. Es mejor que ensucies el pantalón a que jodas el asiento." Ella se negó. A pesar de que un día, tras salir de una fiesta, se bajo las bragas y meo en un vaso mientras yo conducía. Ella me enseño el vaso, y me dijo "mira cariño, esto solo lo hace una verdadera dama". Ni una sola gota resbalaba por las paredes del vaso. Pero esta vez no estaba ebria, y pero aun, no tenia un vaso a la mano.

Comenzó a gritar. Era doloroso escucharla, así que la puse en silencio, salí de la cama y fui al baño del pasillo. Orine con deleite, observando el cálido chorro estrellándose en la pared del retrete, pensando en la pobre F que se negaba a orinar el asiento de su auto nuevo. Sonreí.

Cuando salí del lavabo ella gritaba aun "no me dejes, acompañame, no me vayas a colgar si dejo de hablar se me va a salir, me cago, me cago" a lo que respondí, "no inventes, ¿también te vas a cagar? ¡Pinche cochina!" y reí de nuevo, debo reconocer que al menos con F siempre me reía, hay cosas que solo pasan cuando estas con cierta gente. Ella seguía gritando,  llorando y riendo con desesperación, me envió su ubicación en tiempo real, y le dije "orillate, en la lateral hay un hotel, un seven y una gas, te bajas en chinga y corres al baño, saca cinco pesos, y pides la llave" Y lo hizo. Y yo escuche el sonido de las llantas rechinando, y su voz "de damita" pidiendo la llave con toda corrección, y después la puerta del baño que se abría de golpe, mientras ella no dejaba de decir "puta-madre-puta-madre-puta-madre", y al final un gemido de satisfacción, casi como cuando fingía tener un orgasmo.

sábado, septiembre 01, 2018

Borrar publicidad de Open Subtitles desde terminal.


Problema: las invitaciones de OpenSubtitles a jugar poker en linea te tocan mucho los huevos cada que usas SMPlayer, VLC o lo que sea para descargar subtitulos para tu serie favorita.
Solución:
Abrimos una terminal en la carpeta donde se encuentran los archivos de subtitulos.
Copiamos y pegamos:

sed -i '/Juegue/,/Hoy/ d' *.srt

(Borraremos todos los bloques de texto de todos los archivos .srt que inicien con la palabra Juegue y terminen con Hoy, sin importar en que lugar del archivo se encuentren... ¿Por que? por que la publicidad que añade OpenSubtitles inicia y termina con estas palabras "Juegue Poker en Línea por Dinero Real
Entre a AmericasCardroom.com Hoy", así que solo debes de identificar la frase que te toca los cojones y voila.)
















Fuente: https://enavas.blogspot.com/2014/12/sed-borrar-las-lineas-que-contengan-un.html

lunes, junio 11, 2018

1. Los perros duros no bailan.

Para publicar en el blog

1. Los perros rudos no bailan.

Preludio.

Lo sé, lo sé. Tiene tiempo que no escribo, pero no es que alguien lo haya echado en falta, no han invadido mi bandeja de entrada miles de correos amenazantes de los lectores furibundos que se encuentran a punto de perder la razón por no poder gozar de mis agudos (fútiles, mas bien) posteos.
Podría clamar que los tiempos no son buenos, que una lluvia de mierda se ha cernido sobre la vida, y que me he mantenido a flote, a duras penas, abrazándome a un truño, o podría mentir y escribir que prospero, y que en la prosperidad a nadie le importa un carajo las tonterías que escribo, o no. Podría hacer mutis y deslizarme calladamente en el infinito entresijo de bits, bytes y esas cosas, y fingir que nada paso, que nunca me fui, y que no he vuelto, de todos el resultado es el mismo. A nadie le importa, y a nadie debería de importarle.

****

Negro es un perro, cruza de español y brasileño. También es un asesino. Durante años fue campeón en las peleas clandestinas, pero tuvo el buen tino de abandonar cuando supo que llegaría la decadencia, y tendría que morir en la arena, entre el humo y la sangre... Un perro campeón retirado... hasta que su mejor amigo es secuestrado y él decide ir en su busca.

ELIPSIS

Se trata de una novela corta, o un cuento largo. Si te animas a comprarlo es casi seguro que lo leerás de corrido, la acción es rápida, y aunque se quiera disfrazar de novela negra en realidad la investigación es nula (¿Qué tanto puede investigar un perro?), pero cumple con las cotas de acción, sexo, alcohol y todas esas cosas que esperas de una típica novela negra, aunque Negro tiene normas, códigos y esas cosas, al final, no se acerca ni a la rodilla de Phillip Marlowe, se trata de una novela ligera, que parece mas un divertimento del autor que cualquier otra cosa... se lee con gusto, si, pero poco más.

martes, enero 10, 2017

03. Sumisión (Michel Houelebecq)


Estaba sentado en el piso de una vecindad del centro histórico. Tenia las piernas cruzadas y en medio de ellas reposaban una cerveza, corona, bien fría; fotogenica con gotitas de agua recorriendo su cuello y deslizándose hacia su barriga, el cabello largo, y quebrado me llegaba hasta el hombro y apuraba mi cerveza a grandes tragos, hablábamos, como siempre de libros, mientras alrededor grupos mas o menos pequeños bebían cerveza y hablaban de fútbol, o de música o de cosas así. De pronto escucho a alguien decir: "Heinlein es un militarista, queda mas que claro su descarada promoción al ejercito en Starship Troopers, no en balde era militar..." una mueca de desprecio de inmediato recorre mi cara, estoy en esa época de mi vida en que solo leo ciencia ficción, y de la ciencia ficción que leo me quedo con la edad de oro, y de la edad de oro les profeso una especial devoción a Heinlein a Clarke y a Asimov, volteo a ver al tipo que habla, y no ha y nada en el que le distingue, es el clásico seudo jipi-intelectual de mierda que me he encontrado en miles de lugares similares antes, bufó con enojo, escupo en el piso, y le digo:¿Y cuando escribió extranjero en tierra extraña se volvió un jipi? ¿Y en la luna es una cruel amante era guerrillero?, no jodas, no confundas a autor con su obra, y si lo haces hazlo bien, hay quien dice que starship troopers es una sátira tan sutil que la mayoría de los pendejos ni siquiera se dan cuenta". Para mi la discusión ha terminado. Le doy otro sorbo a la cerveza, mientras mi amigo me pide que cierre el puto hocico antes de que nos rompan la madre...