martes, agosto 26, 2014

Fuego Cruzado [Las Victimas atrapadas de la guerra del narco] (2010) Marcela Turati

La primera vez que vi un muerto fue así: regresaba a casa, en el microbús tras salir de clases, hacia mucho calor y el trafico era intenso, en el periférico había un cadáver tendido boca abajo con un charco de sangre que se formaba por sangre roja  que fluía de los bordes del cuerpo y de sangre negra, de un un color negro apagado, en la periferia del charco. Diez metros mas allá un tenis sin dueño se calentaba a los rayos del sol. Ha pasado mucha mierda bajo el puente desde entonces.

El año pasado mi padre leía el periódico enfrente de casa. Dos vehículos en persecución se detuvieron justo del otro lado de la acera, el primero, averiado, no pudo seguir la marcha, y el piloto intento escapar a pie, tropezó, en su desesperación quiso esconderse debajo de su vehículo, mientras los perseguidores, con calma y sin demasiados alardes le dispararon varias veces y escaparon con calma. Eran las doce del día. La cámara de seguridad publica instalada al lado de la casa de mi padre no sirvió de nada. No se coordino una espectacular persecución ni se detuvo a nadie. En la colonia todos sabíamos que andaban cazando al "Jony", que algún otro cartel le disputaba la plaza, y le estaba matando a todos sus entenados. Meses después, se dijo que no, que el mismo había mandado ejecutar a aquellos que no le eran del todo leales. La verdad, como casi siempre ocurre en México, nunca sera conocida.

Y las historias siguen, decenas y decenas: decapitados, descuartizados, desollados, heridas por proyectiles de armas de asalto [a veinte centavos de dolar la bala, mas baratas por docena], todos en México hemos escuchado, o visto las secuelas de la Guerra en contra de [algunos] de los narcos del país, mucho se repite que México ya no es un país de paso y que se ha convertido en un país de consumidores, que hay regiones en las que la incidencia en el consumo se ha vuelto alarmante y que es por ello que se pelea esta guerra, una guerra justa, una guerra santa... y a pesar de todo la sangre sigue corriendo, y la sangre la ponemos todos. Y me dice un tipo: "la Beretta de nueve milímetros, con estuche de limpieza y dos cargadores la consigo en 4500.00 pesos", mas barata que un rifle de aire para tiro deportivo. Y luego, otra vez con las historias de terror, escuchas de una señora que vivía en una casa muy humilde, con paredes de madera, hasta que llegaron a ejecutar a un narcomenudista casi retrasado que vivía en la zona, y lo rafaguean desde un vehiculo en movimiento, la bala perdida le perfora el cráneo cuando estaba acostando a su hija, la niña dice que nada mas vio como le salia sangre de una oreja, y el tipo que rafaguean sufre una herida leve en cráneo, nada mas un rozón. Y escuchas estas historias. O las vives, de lejitos y sin muchas ganas, porque la puta realidad se te mete por los ojos y a veces es mas fácil voltear la cara, pero es tan cabrona que no te deja. Y cada vez hay mas funerarias, y cada vez los entierros son mas baratos, se quejan los muerteros de antes, que dicen que en Neza por tres mil pesos entierran a uno con caja y todo, que así ya no es negocio, pero dicen los muerteros jovencitos, que no, que el dinero esta en los servicios, mientras mas servicios mejor come uno, que hay tarjetear pronto y sin pena. Pero estas son [algunas] de las historias, que he visto/oído/temido, pero son mías, y poquito a poco, uno se acostumbra, se vuelven parte del paisaje. Pero las de Marcela Turati son aun mas, y casi igual de dolorosas. Porque cultivar Amapola no es redituable, pero deja un poquito mas de dinero que el maíz, porque, a veces el fútbol, si aleja a los jóvenes de las drogas, pero el dinero que debieran de destinar es saqueado vilmente, porque hay (los hay) policías y agentes federales que de verdad quieren cumplir con su deber y los matan luego luego, porque los retenes de los militares, ignorantes y despreocupados, tiran  a matar, borrachos y drogados pelean en zonas urbanas con una mentalidad de extermino, porque entre tanta puta sangre es muy fácil olvidar que todos somos seres humanos, que el dolor es de todos, y que están matando a una generación completa de jóvenes, porque ya casi en automático, cuando vemos a uno mas, tirado en la calle, con un charco de sangre debajo, y fragmentos de hueso, sangre, y encéfalo regados a su alrededor, lo primero que pensamos es: "Seguro no fue por buena gente, quien sabe en que andaría", como si fuera un manta protector, porque esas cosas solo pasan entre cierto tipo de sujetos, pero Marcela Turati, nos recuerda, que no. Que las víctimas somos todos, que la responsabilidad es común, que los muertos son de todos, que ser indiferente o banal no puede ser tolerado y que los daños colaterales son incalculables. Un libro, que, de verdad, toca el corazón. Imprescindible.

martes, agosto 19, 2014

Metal Gear Solid 4 (2008) Kojima Productions


1. Preludio

Han transcurrido nueve años desde el incidente de Shadow Moses, Snake, aun asociado con Otacon, vive con este y juntos se hacen cargo de Sunny Emmerich, la hija de Olga Gurlukovich. Sin embargo, por culpa de su mancillado origen Snake ha envejecido de forma prematura y se ha convertido en un anciano, tan solo un poco menos viejo que Naked Snake, su padre.

Snake, literalmente, camina pisando la sombra de la muerte y se pregunta sino sera mejor apurar un poco el paso, pero el Coronel Campbell, ahora esposo de Naomi, le encomienda una ultima misión, localizar y detener a un viejo enemigo, Revolver Ocelot, quien lucha por hacerse con el control integral de la nanotecnología que en un mundo donde las corporaciones lucran de forma vil con las muertes ajenas, y la economía mundial gira en torno a la producción de armas, contratación de ejércitos, y, se infiere, que de la expoliación completa de recursos naturales... una distopía completa donde la guerra y los guerreros parecen regir... casi el sueño de Big Boss, pero...







2. In Crescendo.

La primera pantalla del juego, con un Old Snake en el cementerio, contemplando una lapida sin nombre, musica de piano de fondo, y pétalos, muchos pétalos de flores blancas flotando a su alrededor... es un atisbo de lo que vendrá, el juego parece diseñado para el fanático de la saga desde el principio al fin, y recoge una cantidad de detalles que en realidad son insuperables. Es fácil afirmar que solo un estudio de desarrollo japones es capaz de incorporar tal cuidado en la realización de un proyecto.

El sonido de Metal Gear es impecable, el disparo de cada una de las armas, la gran cantidad de diálogos, la voz de David Hayter; gruñendo y blasfemando como solo el puede hacerlo, los aullidos metálicos de REX, además de que recuperan las voces de Mei-Ling, de Naomi, y el resto del elenco lo que  aporta mucho al juego. Y la banda sonora no se queda atras, con nuevas canciones, como el tema de apertura, que vaticina desde esa primera pantalla un juego glorioso, o recuperando canciones viejas, emblemáticas y absolutamente reconocibles en los momentos mas apropiados.

El apartado gráfico, ha envejeció con asombrosa dignidad. Es muy fácil identificar texturas en baja resolución, colcadas aqui y allá. Pero no importa. Porque es el unico pecado que el motor del juego se permite cometer. El diseño de cada uno de los personajes es magnifico, pero el diseño de Solid Snake es soberbio, la cantidad de detalles, texturas, la calidad de su animación, las particulas, iluminación, y la aplicación del Octo-camo que copia las texturas y colores del entorno para camuflarse con el se logran con una calidad que hoy en día aun resulta envidiable. La tasa de frames es dura como la roca, y muy difícilmente observaras un bajada perceptible en la velocidad de la acción.

La saga de Metal Gear es engañosa, puede parecer sencilla a la hora de hacerse con los mandos, pero esa aparente sencillez camufla una exquisita complejidad que acaba por seducir al usuario. En Metal Gear solid 4, puedes imaginar una forma de trasladarte del punto A al B, llevarla a cabo, y luego buscar una Nueva forma de hacerlo, y llevarla a cabo, y una vez mas. Hay juegos que lo prometen, pero que al final no lo permiten, o que privilegian de forma tan evidente una forma de juego que no buscas intentar alguna mas, y no es el caso de MGS 4, cuando comienzas a dominar el sistema de control el diseño del juego te motiva a encontrar nuevas estrategias, siempre con sigilo, pero de forma creativa.

Lo mejor de Metal Gear Solid 4 es la trama. Desde el augurio oscuro de observar al viejo Snake con el semblante macilento sabes que las cosas no pueden acabar bien: el gameplay, los diálogos y la historia nos muestran como Snake se sabe inferior a lo que un día fue, y con todo en contra decide hacer lo que se tiene que hacer; no por el o por el mundo, sino porque nadie mas puede hacerlo. El jugador siente que Snake es un héroe, resulta difícil no querer ayudarlo, llevarlo al fin que le espere sin importar cual sea. Por otro lado Kojima se encarga de enhebrar todas las lineas argumentales, y zurce un final que simplemente quita el aliento por su emotividad y belleza, es un final apropiado para la saga, de algún modo Kojima se las ingenia para rendir un homenaje y saldar cuentas con Solid Snake, además de otorgar la redención a Big Boss el padre de Snake. Kojima, a lo largo del juego, acaba por suspender por completo tu incredulidad y es por eso que el final no puede ser mas apropiado.

A vuelo de teclado.

Fue un largo camino. La salida de la colección completa de la saga Metal Gear, rematerizada en HD, disponible para PS3 y PSVita fue demasiado tentadora, no podia dejar de lado una saga que ha sido aclamada universalmente tan solo por que no sabia jugar a juegos de sigilo. Y he aprendido. Y ha valido la pena. ¿Que mas se puede decir, sobretodo si esta saga demuestra que es posible contar historias a través de los videojuegos? Transmitir ideas, sentimientos, crear estados de animo en el jugador e involucrarlo con una intimidad tan sui generis que pocos medios consiguen, ya sea impresos o audiovisuales, Metal Gear, es, pues una saga que debería de ser jugada, no solo por fanáticos de los videojuegos. Imprescindible.



Metal Gear Solid 3: Snake Eater


 

lunes, agosto 18, 2014

Hollywood (1989) Charles Bukowski


¡Oh, hermanos mios! Alguien, quizás sin mucha  idea de lo que provocaría ha dicho que la prosa de Chinaski es arte, y que su arte retrata de forma fiel cosas inconexas de un etéreo mundo de ebriedad, callejones oscuros, putas desdentadas con gingivorragias eternas,y  algún otro, quizás un poco pasado, ha dicho que además Chinaski le da voz a los desposeídos y que con honradez nos muestra sus vidas casi desde un punto de vista sociológico, uno de mas allá, dice que en realidad, su prosa y poesía tan solo son la exageración hasta el ridículo de lo mas deleznable de la sociedad, y eso, por lo sutil de la burla, tiene aun mas merito, y  entre dichos y entredichos, alguien mas le ha pedido un guión a Chinaski...

Los ojos de Chinaski son igual de penetrantes que siempre, y su pluma sigue afilada, así que la usa con habilidad para admirarse y admirarnos de los entrecijso de la producción de una película, aunque  en su papel de guionista no sea mas que un meramente, Chinaski se entromete aquí y allá, conoce actores, da entrevistas, bebe, y abre la boca solo un poco mas de lo recomendable, igual de procaz, Chinaski ha envejecido con gracia y capitalizado su vida, camino a convertirse en Leyenda. 



Leer a Chinaski me hace feliz y me llena de esperanzas en la vida. ¿Me explico? O mejor lo dejo así porque seguro que ya te imaginas que soy un cretino hecho y derecho, un obseso sexual con una evidente afición por la bebida, o un megalómano sin remedio que se concede mas importancia de la que en realidad merece...

¿Sigues ahí, querido segundo lector?, pues deja que me explique, para mi Chinaski representa lo mejor de la sociedad; un hombre con talento y honradez. Tal vez menos talento que honradez, y quiza demasiada honradez como para saber que es lo que mas le conviene, sin embargo, es un tipo tozudo como pocos, que puede lanzarse a un refriega una y otra vez. Chinaski puede perder dientes, y aun así seguir adelante, con media sonrisa en la boca. Se sabe rodeado de imbéciles; imbéciles que a pesar de sus pocos, o inexistentes méritos, le aventajan en eso que la sociedad de consumo llama “vida”, en eso de convertirse en un hombre maduro que acude a la iglesia aunque no crea en Dios y que tiene una posición mas o menos respetable, y que sino la tiene al menos puede fingir tenerla. Chinaski le escupe al sistema, y el sistema le mata de hambre, Chinaski le escupe de nuevo al sistema, y el sistema que es un cabrón, pero a veces tiene sentido del humor, le avienta unas migajas, y así, poquito a poco, el sistema le hace un lugar cito al bueno de Chinaski, le deja escribir, le da de beber, le permite seguir follando, y hasta le hace una película, la verdad es que no esta mal, para un borrachín sin escrúpulos que escucha a Brahms, folla, bebe y maldice cuando no esta aporreando las teclas de una maquina de escribir. Charles Bukowski, se quiera o no, acaba por arrancarse el estigma de perdedor, a su pesar y a a pesar de sus detractores logra capitalizar el ser un alcohólico empedernido, un tipo procaz y majadero, un pendenciero de bar y putañero, todo ello, porque en su vida, al menos en la vida del Buko, el talento y los cojones demostraron ser suficientes.

Tal vez te interese:


Factotum, 1975
La senda del perdedor, 1982
Pulp, 1994