martes, agosto 19, 2014

Metal Gear Solid 4 (2008) Kojima Productions


1. Preludio

Han transcurrido nueve años desde el incidente de Shadow Moses, Snake, aun asociado con Otacon, vive con este y juntos se hacen cargo de Sunny Emmerich, la hija de Olga Gurlukovich. Sin embargo, por culpa de su mancillado origen Snake ha envejecido de forma prematura y se ha convertido en un anciano, tan solo un poco menos viejo que Naked Snake, su padre.

Snake, literalmente, camina pisando la sombra de la muerte y se pregunta sino sera mejor apurar un poco el paso, pero el Coronel Campbell, ahora esposo de Naomi, le encomienda una ultima misión, localizar y detener a un viejo enemigo, Revolver Ocelot, quien lucha por hacerse con el control integral de la nanotecnología que en un mundo donde las corporaciones lucran de forma vil con las muertes ajenas, y la economía mundial gira en torno a la producción de armas, contratación de ejércitos, y, se infiere, que de la expoliación completa de recursos naturales... una distopía completa donde la guerra y los guerreros parecen regir... casi el sueño de Big Boss, pero...







2. In Crescendo.

La primera pantalla del juego, con un Old Snake en el cementerio, contemplando una lapida sin nombre, musica de piano de fondo, y pétalos, muchos pétalos de flores blancas flotando a su alrededor... es un atisbo de lo que vendrá, el juego parece diseñado para el fanático de la saga desde el principio al fin, y recoge una cantidad de detalles que en realidad son insuperables. Es fácil afirmar que solo un estudio de desarrollo japones es capaz de incorporar tal cuidado en la realización de un proyecto.

El sonido de Metal Gear es impecable, el disparo de cada una de las armas, la gran cantidad de diálogos, la voz de David Hayter; gruñendo y blasfemando como solo el puede hacerlo, los aullidos metálicos de REX, además de que recuperan las voces de Mei-Ling, de Naomi, y el resto del elenco lo que  aporta mucho al juego. Y la banda sonora no se queda atras, con nuevas canciones, como el tema de apertura, que vaticina desde esa primera pantalla un juego glorioso, o recuperando canciones viejas, emblemáticas y absolutamente reconocibles en los momentos mas apropiados.

El apartado gráfico, ha envejeció con asombrosa dignidad. Es muy fácil identificar texturas en baja resolución, colcadas aqui y allá. Pero no importa. Porque es el unico pecado que el motor del juego se permite cometer. El diseño de cada uno de los personajes es magnifico, pero el diseño de Solid Snake es soberbio, la cantidad de detalles, texturas, la calidad de su animación, las particulas, iluminación, y la aplicación del Octo-camo que copia las texturas y colores del entorno para camuflarse con el se logran con una calidad que hoy en día aun resulta envidiable. La tasa de frames es dura como la roca, y muy difícilmente observaras un bajada perceptible en la velocidad de la acción.

La saga de Metal Gear es engañosa, puede parecer sencilla a la hora de hacerse con los mandos, pero esa aparente sencillez camufla una exquisita complejidad que acaba por seducir al usuario. En Metal Gear solid 4, puedes imaginar una forma de trasladarte del punto A al B, llevarla a cabo, y luego buscar una Nueva forma de hacerlo, y llevarla a cabo, y una vez mas. Hay juegos que lo prometen, pero que al final no lo permiten, o que privilegian de forma tan evidente una forma de juego que no buscas intentar alguna mas, y no es el caso de MGS 4, cuando comienzas a dominar el sistema de control el diseño del juego te motiva a encontrar nuevas estrategias, siempre con sigilo, pero de forma creativa.

Lo mejor de Metal Gear Solid 4 es la trama. Desde el augurio oscuro de observar al viejo Snake con el semblante macilento sabes que las cosas no pueden acabar bien: el gameplay, los diálogos y la historia nos muestran como Snake se sabe inferior a lo que un día fue, y con todo en contra decide hacer lo que se tiene que hacer; no por el o por el mundo, sino porque nadie mas puede hacerlo. El jugador siente que Snake es un héroe, resulta difícil no querer ayudarlo, llevarlo al fin que le espere sin importar cual sea. Por otro lado Kojima se encarga de enhebrar todas las lineas argumentales, y zurce un final que simplemente quita el aliento por su emotividad y belleza, es un final apropiado para la saga, de algún modo Kojima se las ingenia para rendir un homenaje y saldar cuentas con Solid Snake, además de otorgar la redención a Big Boss el padre de Snake. Kojima, a lo largo del juego, acaba por suspender por completo tu incredulidad y es por eso que el final no puede ser mas apropiado.

A vuelo de teclado.

Fue un largo camino. La salida de la colección completa de la saga Metal Gear, rematerizada en HD, disponible para PS3 y PSVita fue demasiado tentadora, no podia dejar de lado una saga que ha sido aclamada universalmente tan solo por que no sabia jugar a juegos de sigilo. Y he aprendido. Y ha valido la pena. ¿Que mas se puede decir, sobretodo si esta saga demuestra que es posible contar historias a través de los videojuegos? Transmitir ideas, sentimientos, crear estados de animo en el jugador e involucrarlo con una intimidad tan sui generis que pocos medios consiguen, ya sea impresos o audiovisuales, Metal Gear, es, pues una saga que debería de ser jugada, no solo por fanáticos de los videojuegos. Imprescindible.



Metal Gear Solid 3: Snake Eater


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios alimentan este blog, el pobre esta muy flaco, así que si no te apetece ver un famélico blog mas deambulando siniestramente por la web ¡comenta!