jueves, octubre 30, 2014

Damn Small Linux (Día 2)

Se trata de un equipo muy viejo, y que no cuenta con internet inalámbrico, es mas, de tan viejo que es aun nos encontramos con el cable para el modem, lo cual, al tiempo que nostálgico también resulta aterrador.
Tras varios reinicios he descubierto que si dejo el cable ethernet conectado, la red se configura y funciona sin problema, sin embargo no es practico dejar el cable conectado todo el tiempo, y si durante el inicio la terminal menciona un problema al configurar modprobe, supongo que se refiere a la incapacidad para cargar algún modulo del kernel, aunque no estoy seguro al cien por ciento, así que probare con el panel de DSL... específicamente el apartado PPOE, y ya veremos que pasa. Tras dos intentos no ocurre nada... pero... si damos clic en el apartado de NETCARDCONFIG, todo se soluciona de inmediato, detecta el cable ethernet, y configura, y guarda los cambios de forma extremadamente fácil, tan solo con marcar un par de casillas de verificación. En fin, se acaba el maldito tiempo, espero que para mañana pueda averiguar como configurar el teclado, y, como no, empezar a usar un mouse , que hasta ahora no detecta y si no es mucho pedir también el internet inalámbrico. Es tarde y es hora de trabajar. Ya habrá tiempo para jugar manana.

miércoles, octubre 29, 2014

La Libertad Interminable (1999) Joe Haldeman

Star Ship Troopers, la novela de ciencia ficción de Robert Anson Heinlein nos muestra un futuro en que la humanidad se ha militarizado al grado de que solo los soldados son capaces de obtener la ciudadana plena, aquel que no pelea en la guerra intergaláctica en contra de la inteligencia de tipo colmena es un ciudadano de segunda clase y no tiene derecho al voto. De cierta forma se trata de una sociedad justa, una meritocracia militarizada... pero esto no es lo más importante, lo más importante es que hay trajes de combate, y hordas y hordas de enemigos inhumanos a los cuales acribillar. Ni siquiera voy a discutir si se trata de una oda al fascismo, para mi, que la leí siendo un adolescente melenudo y poco inclinado a respetar la autoridad, se trata de una novela de aventuras y ciencia ficción pura, con cierto grado de ironía que nada tiene que ver con el fascismo, o la promoción descarada de la militarización de la sociedad. Cierto, no es Bill, el héroe del espacio, pero como novela de ciencia ficción es sobresaliente... aunque Heinlein, a pesar de ser un militar de carrera nunca peleo una guerra.

Joe Haldeman si. Y se nota. Cuando lees relatos como El Monstruo (publicado por Roca), en los que se describe, literalmente el horror de la guerra y se llegan a desdibujar de forma muy clara los limites de la cordura, pues, bueno, piensas, este tipo sabe de que habla... o aparenta saberlo. En la guerra interminable, Haldeman retoma el tema de la guerra, una guerra que se pelea en puntos tan apartados del espacio que el tiempo objetivo invertido en el viaje es enorme, al terminar cada una de las campañas la sociedad que envío a los soldados a cambiado hasta casi volverse irreconocible. Ser soldado en este contexto es sinónimo de de marginado. Es, precisamente ese tipo de sujetos los que se alistan y realistan en cada nueva campaña, hasta que el individualismo de la humanidad acaba por desaparecer, y la guerra interminable se convierte en una paz muy similar a un cementerio, si alguien piensa que por Star Ship Troppers Heinlein es un fascista descarado después de leer la guerra interminable debería de considerar a Haldeman un Hippie degenerado, en esta novela se cuelan entre los haces de luz coherente, escenas explicitas de amor libre, homosexualidad, y, como no, el verdadero horror mutilante de la guerra. Y también hay hordas y hordas de enemigos y trajes de combate. Aun recuerdo la frase: «el agua también es un fluido», un clásico por derecho propio y de lo mejor que la ciencia ficción nos puede ofrecer.

No estoy seguro de que «La Paz Interminable» se desarrolle en el mismo universo que «La Guerra Interminable» es una novela atípica, que trata de la banalización de la violencia, la guerra como un mal necesario, la guerra como industria y forma de vida, convertida en deporte sangriento para beneplácito de un publico que tan solo pretende observar asesinatos a mansalva. La guerra como industria cuya materia prima son los soldados, carne de cañón, tripas y músculos dispuesto a ser procesados y escupidos por la maquinaria bélica.

Es una pena que Haldeman escriba tan poco, sobretodo si comparamos con otros autores, sin embargo su ciencia ficción envejece con gran dignidad, y los conceptos cientificos, y extrapolaciones que realiza aun se sostienen, por no mencionar el desarrollo de sus personajes y la temática de sus escritos, me encontraba, pues, entusiasmado cuando comenze a pasar las páginas de La Libertad Interminable, secuela directa de «La Guerra Interminable»

William Mandella, y el resto de los veteranos de la guerra en contra de los taurinos han desarrollado su propia cultura en el planeta dedo medio, que el hombre les ha cedido para mantener a unos individualistas tan recalcitrantes a buen recaudo y de paso usarlos como reserva de genes en caso de que les necesite, William y compañía, forman parte de una generación de inconformes, y ahora que casi han domesticado el planeta y sus hijos de han vuelto mayores se deciden a emprender una nueva aventura, tomar uno de los últimos cruceros espaciales, viajar en el hasta casi alcanzar la velocidad de la luz, para luego dar la media y vuelta y volver a casa, para observar como es que el tiempo ha influido en la evolución de la mente colmena conocida como el hombre, los taurinos y lo que queda de la antigua humanidad, se trata de un proyecto ambicioso que los veteranos estan dispuestos a realizar sin importarle demasiado el costo.

Me ha decepcionado mientras transcurre la novela, y se realizan los preparativos para el viaje uno espera con ansia el momento del despegue, pero de forma inexplicable este se retrasa, y retrasa, y de pronto el entusiasta lector se da cuenta de que ya ha leído casi la mitad de la novela y la trama no parece avanzar. Lo mismo ocurre cuando llevas dos terceras partes y la sensación de incredulidad acaba por transformarse en decepción cuando llegas al final de la misma, dice Clarke (y me encanta la cita) que una tecnología suficientemente avanzada es por completo indistinguible de la magia, y la ciencia ficción suficientemente hard es por completo indistinguible de la fantasía. Pero no a todas las novelas estos les sienta bien, es muy fácil dejarse llevar por una imaginación desaforada y acabar por perder el ritmo. Y este novela carece de ritmo, y la trama nunca acaba de despegar, finalmente, la forma en que resuelve la trama es tan Deus Ex Machina que no puede dejar de decepcionar al lector entusiasta. Es una pena, pero se trata de una novela mediocre.

ADD.

Y no, no hay trajes de combate ni hordas y hordas de enemigos.

Orgullo y Prejuicio (1813) Jane Austen

Liz, la segunda hija de la familia Bennet es una joven de hermosos ojos y ningun provecho en la vida. Sus días transcurren entre la lectura, los bailes, la musica y poco mas. Esta mujer, en plena era victoriana, es un producto de su época, ella y sus cuatro hermanas parecen pasar la vida a la espera de que el arquetípico don Juan (de origen, ingles, por supuesto, seguramente no cometerían el desatino de enamorarse de un sucio español) que al proponerles matrimonio asegure su futuro: el camino a la felicidad indisolublemente se encuentra ligado al brazo de un caballero, respetuoso, inteligente, de libido escasa, y de no demasiadas luces, pero, sobre todas las cosas que posea una fortuna mas que respetable, cualquier otro pretendiente no colmaría sus expectativas, por supuesto la ansiedad casi neurótica con la que esperan al pretendiente es culpa de su padre que al no concebir un hijo varón no tiene probabilidades de heredar sus posesiones a ninguna de sus hijas y la totalidad de su fortuna le sera entregadas al insípido, y engreído primo Collins, un adulador de primera categoría con un elevado concepto de si mismo, que en un arranque de generosidad a decidido que la mejor manera de resarcir las heridas en la relación familiar es desposar a alguna de sus atractivas primas (la endogamia es lo máximo), y así asegurar el futuro de toda la parentela.

¡Ay, el desastre llama la puerta!, porque tan solo días antes un caballero de escasa inteligencia y de fortuna llamativa parece haber quedado prendado de la mayor de las hermanas Bennet, Jane, cuya hermosura y candidez, que raya en lo estupidez, son sus mejores prendas. Al tiempo, Liz conoce a Darcy, otro caballero de cuantiosa fortuna que no se esfuerza demasiado por ocultar el desprecio que le provoca los habitantes de la comarca, incluyendo a la peculiar familia Bennet, que, debido a las constantes licencias del señor Bennet y la insufrible estupidez de su mujer han criado a una camada de muchachas de pocas luces y no demasiado refinadas, mucho mas licenciosas de lo habitual, y sin ninguna fortuna, desgraciadamente Darcy, se enamora de Liz Bennet, una mujer egoísta y estúpida como pocas, e incapaz de dominar los sentimientos que le embargan decide expresar su amor.

Lo mejor de esta novela es el sentido del humor. Hay dialogos que realmente deleitan, por la estupidez evidente de los interlocutores, que sostienen sus argumentos con la mayor seriedad, como si su escasa inteligencia y vanos intereses fueran algo realmente deseable en un ser humano. Por supuesto, el carácter de cada uno de los personajes se encuentra muy bien descrito, y ellos, casi siempre actúan de acuerdo con lo que el lector espera y aunque hay un par de momentos en que la trama se tuerce y retuerce para lograr el fin esperado en general cada cual se deja guiar por sus inclinaciones naturales.

Es normal desear con fervor la muerte de la señora Bennet, o, imaginarte sujetarla por el cuello y hundir su cara en su propia mierda (que es lo único que parece salirle de la boca), tan solo para librar a esta dulce tierra de Dió de la retahíla de estupideces sin fin que pareciera no parar nunca. Por otro lado, el señor Bennet que aunque es un personaje mas divertido y de forma constante humilla a su estúpida mujer, y a alguna de sus hijas, en realidad no deje de ser un parásito remolón y malparido demasiado pagado de si mismo, y así, cada uno de los personajes se ha labrado de forma tal que no hay pagina que no te provoque cierta alegría malsana, un morboso placer a la hora de criticarle a el y a sus actos, Collins, sin duda, es uno de los personajes mas llamativos y dignos de desprecio en una novela donde casi todos los personajes son seres despreciables, y, al mismo tiempo es uno de los mas entretenidos, su estrecehez de miras y ridículas aspiraciones acaban por elevarle por sobre el resto.

Y... al final Liz, que al fin y al cabo, conocedora de su familia se considera capaz de criticar la paja en el ojo ajeno, sin contemplar el enorme pene de babuino que tiene incrustado en el ojo derecho, a pesar de que presume de perspicacia es engañada como una cría por Wickman, ¿por que? por su agradable aspecto y gentil charla, de igual forma la única sensación que logra provocar en ella Darcy es desagrado, debido a su porte altanero y escasa charla. Inexplicable que una señorita con una lengua tan afilada sea incapaz de formarse un juicio cabal sobre dos caballeros a los que apenas inicia en su trato... pero sucede.

Hace tiempo que una descripción de personajes no me provoca tal regocijo, la ultima vez fue cuando leí el padrino, en esa novela los personajes encajan con naturalidad en cada uno de sus papeles, y cada una de sus reacciones obedece a lo que sabes de este personaje, el carácter y las decisiones que toman engranan con facilidad, la misma sensación me provoca leer Orgullo y Prejuicio, aunque, eso si hay dos situaciones demasiado forzada a la hora de resolver la trama y la manera en que Liz descubre su amor por Darcy crea una situación ridícula. Pero es divertido. Es divertido despreciar a estos parásitos sociales y al mismo tiempo seguir con atención la evolución de sus vidas disolutas y sin demasiado sentido mientras esperas que una sangrienta revolución socialista siegue sus vidas, y ni siquiera merezcan una oración o una cruz sobre el frio paramo donde sean enterrados.

Imprescindible. De verdad que me ha gustado.

Damn Small Linux (Día 1)

Estoy probando DMS (damn smal linux) en una laptop compaq presario 1700, con procesador mobile intel, Pentium lll con un Giga de velocidad, memoria RAM de 756 megabytes, y un disco duro de 20 gigas.

Uso Ted, un procesador de textos que, al parecer, no se ha actualizado desde el 2005.

Esta maquina ha estado abandonada, literalmente, por años, así que me decidí a pedirla regalada con la finalidad de instalarle un Linux... otra vez, esta lap y yo ya tenemos una historia, y en su momento hice todo lo que pude para que corriera con agilidad... los resultados siempre fueron poco satisfactorios.

Al momento de caer en mis manos cuenta con un Linux Mint 7 instalado... al cual, en su momento le agregue entornos de escritorio como XFCE, LXDE, con la finalidad de que fuera mas ligera, bonita y usable, sin embargo fracase como un canalla hasta que me di por vencido, al final ocasiono mas quebraderos de cabeza a su dueña que soluciones.

Ahora, cuando la maquina ya no es de nadie y tampoco es útil para ninguna otra cosa, me he decidió a instalarle la distro mas pequeña del mundo, DSL (Damn Small Linux), cuya imagen .iso solo pesa 50 megabytes, y hacer lo posible para convertirla en mi maquina de escritorio.

El punto es que debe de haber un usuario para cada maquina y cada maquina precisa de un usuario, así que, como un poseur miserable me demostrare a mi mismo que esta aun no esta en las ultimas.

Las reglas son sencillas, tan solo voy a usar esta maquina en mi domicilio, para tareas muy básicas de ofimática, escuchar algo de musica, navegar de vez en cuando por internet, leer correo, pagar cuentas y poco mas. La idea, como no, es dejar un testimonio de un usuario de Linux no muy avanzado conviviendo con una maquina vieja, y que muchos catalogarían directamente de obsoleta. Vamos, tan solo quiero demostrar que es posible. Hagamos, pues, que DSL obre el milagro.

1. LA INSTALACIÓN.

Estoy muy acostumbrado al modo de instalación gráfico de Ubuntu, empeze a usarlo en el 2006, y para el 2008 ya era mi único sistema operativo instalado, me toco ir un poco de la mano con uno de las distribuciones Linux mas fáciles de instalar y he visto como ha mejorado poco a poco. También me ha tocado reinstalar, en algunas maquinas nuevas, windows 7 y 8, y, de verdad es mas fácil de instalar Linux que windows. Pero con DSL me ha tocado sufrir un poco.

PROBLEMA 1. El BIOS de esta maquina no acepta carga desde el USB, ergo, indispensable grabar la imagen de DSL en un CD para poder iniciar la instalación.

ERROR 1. No pase un poco de aire comprimido por el lector de dvd, que es desmontable, esta maquina se acompaña de un lector de discos de tres y media, y de un lector de CD y DVD, los cuales son intercambiables por la misma ranura, aparentemente esta ranura se encontraba con polvo o suciedad y evitaba que el lector lo leyera de forma adecuada, a pesar de que ya había especificado en el BIOS que el dispositivo de arranque seria la unidad de disco.

ERROR 2. Después de limpiar con aire comprimido las ranuras y entrar al modo de instalación de DSL, simplemente esperaba que este formateara por completo la unidad, asignara memoria swap, y el resto del espacio disponible del disco lo usara como el sistema de archivos del sistema, pero esto no fue así. Al indicarle que usar por completo el disco duro simplemente no hacia nada, parecía instalar, pero al reiniciar la computadora ahí seguía el Linux Mint 7, verde y sonriente, observándome con sorna. Decidí, reacio como soy a pedir consejos, quemar un disco de GpartedLive y particionar el disco como me viniera en gana, asignando la memoria SWAP de 2.5 gb, un espacio de 4.0 Gb, para el sistema operativo, 200 mb para boot, y el resto como una carpeta de HOME. Las particiones que habitualmente utilizo en Ubuntu. Sin embargo, DSL, sin mas, paso por completo de mi, reconoció la memoria SWAP y se instalo tan campante en la partición de 4 Gb, sin molestarse en preguntar si quería un espacio reservado para boot o home. El plan, es eliminar estas particiones inútiles en una reinstalación posterior, sin embargo por el momento esta maquina tan solo tiene un archivo .rtf de unos treinta kilobytes, producto del amoroso y diario tecleo que le he prodigado.

PROBLEMA 2 No reconoce el cable ethernet, y no recuerdo si esta maquina tiene o no wifi.

Durante la carga el sistema marca un error al cargar alguno de los modulos (Modprobe algo), así que supongo que algo tendrá que ver. De todos modos, al reiniciar la maquina con el cable ethernet ya conectado, esta si se conecta sin problema a internet, aunque, si conectas el Mouse, cuando el sistema operativo ya esta en marcha tampoco y lo identifica al inicio no lo termina por leer, imagino que habrá por ahí algún archivo de configuración que se ha de modificar a mano para que esto funcione al 100.

Continuando con la instalación, al cargar el sistema operativo te obliga, literalmente, a crear dos cuentas, la de usuario estándar, y la de administrador, desconozco, por ahora, si es posible, desde terminal adquirir privilegios de administrador para poder instalar y desinstalar programas.

Resumiendo:

Use un disco LiveCD de Gparted para particionar el disco duro, y crear la memoria SWAP en modo gráfico.

Después de ello instale DSL sin problemas, únicamente tecleando F2, para que mostrara las diferentes opciones, y luego el comando "install" en la terminal.

viernes, octubre 10, 2014

El Sicario. The Autobiography of a Mexican Assassin (2011), Molly Molloy y Charles Bowden

Me impresiona que se impresionen. 

El Sicario, primero documental y luego auto-biografía nos muestra la historia de un joven del norte de México, que seducido por el dinero decide convertirse en asesino a sueldo. Nos narra, como deseoso de cruzar la frontera y comer hamburguesas en su propio auto, decide en primer lugar pasar contrabando, y luego, enrolarse en la academia de policía [ya bajo las ordenes del narco], entrenando para convertirse en un asesino competente. Exhibe la corrupción descarnada del México Narco. Las componendas entre la policía, el Ministerio Publico, y los narcotraficantes. También la estructura de células de un cartel, en el que nadie sabe nada mas de lo necesario, y cada uno de sus integrantes es prescindible, la forma en que se secuestra, tortura y ejecuta: el acecho de la víctima, la obtención de información de la víctima, de sus hábitos, sus rutas, el uso de casas de seguridad. Todo descrito con detalles que le brindan autenticidad. Deplora, y se lee sincero, la falta de profesionalismo de los jóvenes sicarios.

Todo, sin duda, cierto. Pero no impresiona. No en el México que dejo el sexenio de Felipe Calderon. No cuando ya hemos visto correr tanta sangre bajo el puente. No en el México en el que ya no se secuestra y ejecuta, sino que se rafaguea. Es el México de los decapitados, descuartizados y desollados, en el México de las muertas descuartizadas . El México de los proyectiles de alta velocidad que dejan boquetes en los orificios de salida y destrozan los cráneos. México, aunque no se reconozca, es un circo de horrores, y, se quiera o no, nuestra desensibilización es inevitable. El México en que el ejercito se ha constituido en un nuevo cartel. El México en que los mexicanos ya solo somos daños colaterales. Se debe de leer, y con cuidado meditarlo. No, ya lo escribió Marcela Turatti: nos ha dejado de doler el dolor ajeno; es mas sencillo racionalizar, en medio de un país anegado de sangre, que, esos, esos que ejecutan, esos ejecutados, andaban en algo, y luego voltear la cara y seguir con nuestras vidas. Un libro que se debe de leer, y nada mas.

Tal vez te interese: 


 

El amor en los tiempos del colera (1985) Gabriel García Márquez

De Amores Contrariados, empeño, y olor a viejo.

No recuerdo en que momento lei mi primer novela de García Márquez, pero recuerdo que fue el Coronel no tiene quien le escriba, y el final, quedo indeleblemente grabado en mi memoria. No me impresiono. Pero seguí y seguí. Tampoco recuerdo en que momento leí El Amor en los Tiempos del Cólera, pero, ahora, al releerla confirmo mi impresión: Fermina Daza es una cabrona.


jueves, octubre 09, 2014

Omertà (2000) Mario Puzo

Don Raymonde Aprile, persigue el sueño típico del mafioso puzoniano: abandonar sus negocios ilegítimos y convertirse en una empresario que pueda andar con la frente muy alta entre otros hombres de negocios respetables, y, aunque este es el fin último de su vida y quiere preservar de la corrupción a sus amados hijos no duda en convertir a su protegido Astorre en el mafioso perfecto.

Hijo de un gran capo siciliano, Astorre es entrenado como un asesino, y a pesar de su aparente frivolidad se encuentra preparado para asumir el papel del Don cuando este es asesinado poco antes de su retiro, al final, el objetivo de Astorre es vengar la muerte del Don, ycontinuar con su plan original.

Por momentos la trama es brillante, nos recuerda al Puzo de los personajes perfectamente definidos, con reacciones naturales y diálogos muy logrados, pero al final solo es eso, destellos de genialidad que logran crear situaciones bien conseguida, creando arcos argumentales que no llegan a desarrollarse por completo y dejando ideas al aire, poco más nos ofrece Omertà, es mejor, sin duda que el Siciliano, que carece casi por completo de interés, pero al final no puede ni pisar la sombra del Padrino, La necia apología del "ser mafioso" que de forma explicita incluye el relato esta fuera de lugar y solo logra demeritar la obra. es una novela, entretenida, pero a fin de cuentas mediocre.

Add. 

Después de leer Portico, una de las novelas mas brillantes del genero de la Ciencia Ficción alguien me advirtio, no leas las secuelas. Quedate con el buen recuerdo. Y, yo, que soy un poco necio, no hice caso y vivi para arrepentirme. Hoy deseo que alguien hubiera hecho lo propio con Mario Puzo. Si amas el Padrino no leas nada mas. Haz caso lo digo por experiencia.

Tal vez te interese: