viernes, agosto 30, 2013

Instalar GNU/Linux (Ubuntu 13.04) en Lenovo ideapad Z400 (UEFI)

Me cago en Microsoft. Me cago en su puto UEFI. Me cago en la brillante imbécil que decidió que la forma más rápida de agilizar el inicio de Windows era engañar al usuario evitando que la computadora se apague y dejando permanentemente en hibernación el puñetero sistema. Escrito lo anterior comenzamos:  

Problema. Computadora Nueva, esta vez con windows 8 de fábrica. Como de costumbre he de borrar ese absurdo sistema operativo e instalar Ubuntu, el problema, por supuesto es el UEFI...

Solución. Acceder al puto BIOS, seleccionar el modo Legacy. Hay que iniciar windows. Sean valientes, sólo muerde un poco y casi no da urticaria.

Creamos usuario, ponemos una contraseña lela, y a continuación: Tecla SUPER (sí hijos mios, la tecla con el logo de windows, esa entre la tecla ALT y la FN), mas la letra i. win+i Se despliega un menú del lado izquierdo de la pantalla, y mientras seleccionamos la opción de Iniciar/Apagar mantenemos presionada la tecla BLOQ MAYUS, esa la que tiene el pequeño LED de color azul. Se desplegará un nuevo menú, del cual seleccionamos la opción Apagar. Comentario del malintencionado G: ¿No es maravilloso que ahora Microsoft se preocupe tanto por nosotros que para permitirte apagar de verdad el equipo tengas que hacer este show? Después de ello se apaga, de verdad, la bendita computadora, Presionamos al mismo tiempo FN + F2, y listo, el bendito BIOS se encuentra frente a nosotros con toda su virginal majestuosidad. Es hora de desterrar el sistema operativo del mal, de las entrañas de este buen equipo. Después de ello se apaga, de verdazEn la pestaña Boot, la cuarta de izquierda a derecha, seleccionamos lo que sigue Boot mode: Legacy Support Boot Priority: Legacy First. También habilitamos la opción USB Boot. Guardamos los cambios insertamos nuestro USB previamente creado con el creador de discos de arranque de cualquier ubuntu o linux, y comenzamos la bendita instalación.

Fuente: http://forums.lenovo.com/t5/Windows-Base-de-conocimientos/C%C3%B3mo-entrar-en-al-BIOS-en-Windows-8/ta-p/967011

PS. Habitualmente acompaño mis experiencias con sistemas operativos y esas mierdas con capturas de pantallas, pero de plano me niego a usar Windows un minuto más de lo necesario. Así de intolerante soy.

sábado, agosto 24, 2013

Peña es un traidor a la patria - Twitcam Fernández Noroña

jueves, agosto 22, 2013

Linux Mint 14 [xfce], no reconoce salida de audio USB.

Problema: Linux Mint 14, en su versión XFCE, (el escritorio del ratoncito para más detalles) no reconoce la salida de audio USB, en particular unos parlantes portátiles Logitech, Z305.

Solución, desde terminal:

miércoles, agosto 21, 2013

The Last of Us (2013) Naugthy Dog

Naugthy Dog, los creadores de Uncharted, se han especializado en subir el listón en cada juego que han creado durante esta generación. Uncharted es un juego de disparos en tercera persona con plataformas testimoniales, bueno en su época y que aún se juega con gusto. La segunda parte demostró una innegable maestría en el arte del Script por parte de sus creadores, cada una las situaciones parecía aun mas arriesgada que la anterior y te dejaba sin aliento. La tercera entrega cierra el círculo, recreándonos con la relación  paterno-filial de Sully y Drake. Cada uno de estos juegos superó al anterior y la calidad gráfica es totalmente innegable. Son juegos imprescindibles por derecho propio. Y ahora, casi al cierre de generación, cuando la PS4 ya se vislumbra en el horizonte, el estudio se despide con lo que sin duda, será reconocida como su obra maestra...

viernes, agosto 16, 2013

Ender en el exilio (2010) Orson Scott Card.

Ender, el niño que comandó a los graduados de la escuela de batalla para ganar la tercera guerra contra los insectores, se dirige, exiliado, a una nueva colonia. La humanidad, abandona por completo el férreo control natal que se ha auto-impuesto y decide lanzar oleada tras oleada de colonos a todos los mundos insectores, mientras que el pueblo de la tierra, manipulado por Demóstenes y Locke, decide "premiar" a Ender con un consejo de guerra, y un exilio muy mal maquillado. A modo de consuelo a Ender se le ofrece el titulo de Gobernador de la nueva colonia, Shakespeare, mientras que el capitán del navío en que viaja, un soldado al que le gusta pensar que se ha formado de la nada, planea un golpe de estado casi desde el momento en que se le asigna el navío. Ender, ya es un soldado veterano y el estratega militar más grande que haya existido, por lo que las torpes maniobras del capitán de la nave, no le son ajenas, después de todo Ender nunca pierde... a menos que crea que debe  hacerlo, es por ello que en compañía de su amada hermana Valentine;, (el orador más temible de la red), Ender, aborda el navío con satisfacción.


lunes, agosto 12, 2013

Cita.

"Me pasaba otra vez lo mismo que en la escuela primaria. En torno mío se agrupaban los débiles en lugar de los fuertes, los feos en lugar de los hermosos, los perdedores en vez de los ganadores. Parecía que mi destino en la vida era viajar en su compañía. Eso no me importaba tanto como el hecho de que yo les parecía irresistible a todos esos tipos idiotas y grises."

Charles Bukowski, 1982, Ham on Rye.

El Juego de Ender (1985) Orson Scott Card

Ender es el menor de tres hermanos. Su hermano Peter es un sádico superinteligente, y alberga un enorme resentimiento en contra de Ender. Valentine, su hermana, es todo corazón, aunque parece ser demasiado empática para su propio bien. Ender ha sido criado para convertirse en el máximo líder militar de la humanidad, y guiar a su ejército en contra de los Insectores; una raza alienígena incomprensible que ya ha atacado en dos ocasiones. Debido al desfase temporal ocasionado por el viaje a velocidades cercanas a la de la luz, la principal flota de ataque humana se encuentra casi desplegada en los mundos de los Insectores, ahora, depende de los dirigentes de la Escuela de Batalla, entrenar a Ender como el estratega definitivo para que pueda dirigir esas naves. La existencia de la humanidad depende de él. Ender es sólo un niño de seis años, estigmatizado por ser un tercero, en un planeta en el que el control de la natalidad se aplica con rigor. Ender ha sido alejado de otros niños, monitorizado las 24 horas del día, y aun para sus padres parece ser un extraño, le teme a su hermano mayor y ama profundamente a su hermana, pero al final Ender sabe que su supervivencia sólo depende de él... Al mismo tiempo parece ser el arma perfecta y al mismo tiempo pareciera que si se le afila un poco más tal vez se rompa... y la humanidad con él. Ender debe abandonar su hogar, y recluirse en la escuela de Batalla, donde otros niños casi igual de inteligentes que él, se han concentrado. Todos ellos bajo supervisión adulta compiten estudian y se entrenan con el mismo fin que Ender. La lucha será encarnizada. Y el medio propiciará que se le aislé, se le explote y se le odie. Así que Ender no debe luchar sólo contra sus condiscípulos, sino también contra sus profesores. Al final deberá demostrar que él nunca pierde.

viernes, agosto 09, 2013

El terror [sobrenatural] en la literatura (¿?) H. P. Lovecraft

Se trata de un ensayo muy corto, escrito por uno de los autores que más admiro, y cuya vida, plagada de contradicciones ha sido descrita y analizada hasta la saciedad. Después de todo, el viejo Eich Pi El, creó una mitología totalmente nueva, y pudo convertirse en un autor de ciencia ficción más que sobresaliente, sin embargo, con él, es mejor ni siquiera pensar en los pudieras y contentarse con lo que hay.

En poco más de cien paginas Lovecraft examina la literatura de género, su evolución y sus principales autores, comenta tramas, acuerdos y desaciertos de cada una de las obras, y en resumen demuestra un conocimiento enciclopédico de su género literario, lamentable, como siempre, la pose de elegante despreocupación lovecraftiana que le impedía vender lo que su pluma y su mente exudaban. 
Se trata pues de un ensayo del que se disfruta sin necesidad de falsas pretensiones académicas. Dice Sprague de Camp, que bien pudo pasar por una tesis doctoral, o que Lovecraft no debió invertir tanto tiempo en su escritura, sin embargo, lejos de  ello el artículo parece más una obra de divulgación para los aficionados al género que el tipo de detalles finos, o situaciones abstrusas que busca (o debería buscar) el especialista en la materia. Y es precisamente por ello que el ensayo destaca, abarcando un largo periodo de tiempo y sin dejar dudas acerca de la soltura con que Lovecraft dominaba la materia, además, ¿Por qué negarlo?, también se le lee con cierto cariño y humor, sobretodo cuando Lovecraft critica errores en autores ajenos que él mismo cometió, o cometería en su propia obra. Sin duda una obra imprescindible para los aficionados al género, y, dentro de la prosa de Lovecraft, es un relato sencillo, lejos de patagruélicas formas o farragosos párrafos; es decir, se lee rápido y con gusto... Además de que sin duda, descubrirás autores, así que a por él. No hay pretextos.

martes, agosto 06, 2013

La senda del perdedor (1982) Charles Bukowski

Leo la contraportada de este libro y me cago de la risa. El tipo que la escribió logra que me imagine al protagonista del guardián entre el centeno, el insoportable nene mimado Holden Caulfield, al lado del Alcohólico desgarbado, acomplejado y violento Henry Chinasky. Pienso en ello y sonrío. En mi mente se dibuja un charco de sangre, los márgenes de la sangre son más oscuros porque se ha comenzado a coagular y en medio de la sangre roja y rutilante sobresalen, como rascacielos diminutos, los incisivos centrales del señorito Caulfield.

lunes, agosto 05, 2013

Thomas was alone (2012) Mike Bithell [Curve Studios]


Thomas was alone es un juego de plataformas con pequeños rompecabezas a través de niveles muy cortos. Al inicio controlas a Thomas, un rectángulo de color rojo que parece ser un poco bobo, simple, o inocente, dependiendo del estado de ánimo en el que te encuentres. Un poco a la Oliver Twist, pero más proactivo, Thomas con el tiempo descubre su pasión en la vida: atravesar portales, superar obstáculos y saltar de un lado a otro con una boba sonrisa de satisfacción en el rostro... y a él se unen otras inteligencias artificiales (¿o será virtuales?) Cada una con una personalidad propia, y cuyo único objetivo es continuar su camino al siguiente nivel, cruzando los portales que cada uno de los niveles presentan.






Los gráficos únicamente representan figuras geométricas en un entorno sin  demasiados detalles, con un poco de iluminación dinámica muy simple, como para demostrar que se puede y poco más. La música podría simplemente desaparecer, y no la echarías en falta. Los efectos de sonido se han sacado de librerías de sonido de la época del Atari 2600, sin embargo cuadran perfecto dentro del juego. Por otro lado, seamos honestos, se trata de un juego de plataformas bastante simple, con una dinámica mediocre, y con acertijos más o menos elaborados que no acaban de ser un reto. Lo mejor de Thomas was alone, es la historia.... al menos en un principio. Thomas y compañía deben de superar distintos retos en el entorno en que se encuentran embebidos, la finalidad no podía ser mas ambiciosa, buscan modificar por completo la realidad. Aunque parezca difícil de creer, Thomas, Claire, Jhon y compañía son polígonos con personalidad propia, pero todo se lo deben al narrador, quien, dota de emociones y hace creíbles las reacciones de cada uno de los personajes... y aunque la idea, de estas inteligencias artificiales que de pronto cobran consciencia y comienzan a interactuar con un entorno hostil, es muy original, el desarrollo simplemente no es tan bueno. Quizás por el nivel ocho, o nueve sientas las cosas un poco forzadas, quizás eches en falta un poco de verdadero reto, sin embargo el juego se completa y se disfruta, aunque queda la ligera sensación de que pudo desarrollarse un poco más su punto más fuerte. Un juego recomendable, pero sólo por un pelin, quizás la originalidad de sus píxeles, el planteamiento de la historia, y el ineludible etiqueta de "indie" es lo único que lo salva de ser calificado como un juego mediocre, y poco más.