martes, enero 10, 2017

03. Sumisión (Michel Houelebecq)


Estaba sentado en el piso de una vecindad del centro histórico. Tenia las piernas cruzadas y en medio de ellas reposaban una cerveza, corona, bien fría; fotogenica con gotitas de agua recorriendo su cuello y deslizándose hacia su barriga, el cabello largo, y quebrado me llegaba hasta el hombro y apuraba mi cerveza a grandes tragos, hablábamos, como siempre de libros, mientras alrededor grupos mas o menos pequeños bebían cerveza y hablaban de fútbol, o de música o de cosas así. De pronto escucho a alguien decir: "Heinlein es un militarista, queda mas que claro su descarada promoción al ejercito en Starship Troopers, no en balde era militar..." una mueca de desprecio de inmediato recorre mi cara, estoy en esa época de mi vida en que solo leo ciencia ficción, y de la ciencia ficción que leo me quedo con la edad de oro, y de la edad de oro les profeso una especial devoción a Heinlein a Clarke y a Asimov, volteo a ver al tipo que habla, y no ha y nada en el que le distingue, es el clásico seudo jipi-intelectual de mierda que me he encontrado en miles de lugares similares antes, bufó con enojo, escupo en el piso, y le digo:¿Y cuando escribió extranjero en tierra extraña se volvió un jipi? ¿Y en la luna es una cruel amante era guerrillero?, no jodas, no confundas a autor con su obra, y si lo haces hazlo bien, hay quien dice que starship troopers es una sátira tan sutil que la mayoría de los pendejos ni siquiera se dan cuenta". Para mi la discusión ha terminado. Le doy otro sorbo a la cerveza, mientras mi amigo me pide que cierre el puto hocico antes de que nos rompan la madre...
***Historia de O***

El amante de O, decide entregarla una suerte de Hellfire Club, dedicado en exclusiva a la sodomía, y parafilias afines, O, sin demasiados remilgos decide entregarse por completo, y justifica su absoluta sumisión con una sola palabra: "amor", después de todo no deja de pensar en su amante, mientras es obligada a acariciar miembros de desconocidos, o a entregar cada parte de su cuerpo a quien este le indique. Claro esto no impide que O, encuentre a un nuevo amor, a quien su antiguo amante la entrega, y ella, feliz y sumisa se deja llevar curada y feliz a cada nueva experiencia... 

***Sumisión*** 

El profesor sin nombre vive con comodidad, tras haber escrito una tesis doctoral sobresaliente se dedica a la academia y la situación no le puede resultar mas satisfactoria, cada año se acuesta con alguna de sus alumnas, su sueldo es estable, y no tiene prisa alguna por establecer una familia, a sus cuarenta y pocos años a corroborado que la felicidad proviene de su pene... pero la situación política en Francia toma un rumbo inusual: un popular candidato musulmán se pone a la cabeza en las encuestas...

Si lees la contraportada antes que el libro veras un completo resumen del mismo, un resumen que sin el menor recato revela el final, para luego rellenar el resto del espacio con citas que te harán crear que te encuentras ante un nuevo Orwell, Carke, Benford, o similar, solo que en un cuestionable genero denominado "política ficción", es difícil leerlo y no esgrimir una mueca desdeñosa: podría llamarse ciencia ficción blanda, o podría llamarse "what if...?" es un tipo de literatura, o cómic, que se viene haciendo desde hace miles de años, no se trata mas que de un puñado de extrapolaciones, mas o menos plausibles con relación a un momento político dado... tendría que conocer un poco de política francesa para saber que tan bien o mal esta encaminadas las suposiciones, pero no poseo tal conocimiento, y mucho menos la voluntad de adquirirlo, así que me quedo con el universo de la novela, que al fin y al cabo debería de ser capaz de autocontenerse. La resolución de la trama deja una completa sensación de vació, se lee con entusiasmo todo el libro, pero al final el desarrollo es tan poco justificado, en el cuerpo del libro, que no resulta creíble, pareciera forzado, forzado para empujar al lector a una sola conclusión, mas o menos desencaminada, en la cual equipara a O, con toda Francia. 
Se tacha al autor de islamofobo, y, creo que no sin razón, la sensación que me deja es esa, para el lector poco informado en cuestiones religiosas, pero con cierto grado de cultura el Islam suena a bárbaro después de leer esta novela, el rechazo es inmediato, y la toma de acciones por parte del ficticio pueblo francés se antoja increíble, la sumisión no parece formar parte del caracter de este pueblo, y sin embargo, el autor la desliza, con cierta insidia que provoca en el lector un inmediato rechazo. Solo falta un llamado a las armas. Aunque eso si, no creo que pase de eso, no creo que esta novela pueda incidir de forma significativa en la realidad, y tampoco creo que, ya tan cerca del 2020, la situación descrita pueda presentarse, no en este mundo y estos tiempos. Se trata de una novela correcta y poco más, leerla no te provocara la sensación de estar perdiendo el tiempo, pero no generara esa sensación de maravilla que la buena ciencia ficción si crea. Mediocre. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios alimentan este blog, el pobre esta muy flaco, así que si no te apetece ver un famélico blog mas deambulando siniestramente por la web ¡comenta!