miércoles, septiembre 15, 2010

El terror, Dan Simmons.

Publicado por editorial Roca, se trata de una novela peculiar que mezcla la fantasía con el relato histórico, situándonos dentro de la expedición ártica de los barcos HMS Terror y HMS Erebus, en su búsqueda del paso del noroeste, en la época en que el reino unido sacrificaba a sus mejores hombres en el polo norte. El comandante en Jefe Sir Jhon Franklin, no demasiado competente aunque si de buena familia, y el Capitan Crozier, un irlandés alcohólico, deben guiar a sus hombres durante el largo invierno polar en que los barcos se encuentran inmovilizados por las capas de hielo que se han formado a su alrededor, las provisiones disminuyen, los amenaza la tuberculosis y el escorbuto, y casi de la nada aparece una extraña mujer esquimal, cuya lengua fue cercenada de raíz, y que algunos tienen por bruja... además de que una terrible criatura ronda las embarcaciones, acercándose a matar a los miembros de la tripulación sin que nadie la pueda detener. Durante el desarrollo de la novela Simmons nos muestra la vida dentro de estas embarcaciones, la disciplina, los castigos, la sodomía, la enfermedad, escenas surrealistas que copian a Poe, y como la tripulación mientras mas tiempo transcurre encerrada en el hielo, acaricia cada vez mas la idea del motín, sobretodo cuando la comida comienza a escasear... y como algunos de sus miembros mas ruines están dispuestos a cualquier cosa con tal de sobrevivir. La mayor parte de la narración transcurre a través de los ojos del médico de abordo, y en tercera persona del capitán Crozier, alternando de forma muy acertada de acuerdo con las diferentes escenas y mostrando pinceladas de lo que ocurre desde la perspectiva de otros personajes, algunos amables, otros despreciables en su totalidad, sin embargo la columna vertebral de la trama la llevan casi por completo estos dos personajes, aunque claro, en momentos puntuales el lector deja de lado el hilo argumental principal para situarse solo en el aquí y el ahora del personaje en turno, ya sea observando con repugnancia sus viles acciones (Cornelius Hickey, por ejemplo, el ayudante de calafatero es uno de los personajes mas infames con los que me haya encontrado en mis recorridos literarios) o apoyandolo quedamente en su lucha por sobrevivir (que mejor ejemplo que Blanky, el patrón de hielo), hecho que nos muestra sin duda la capacidad y el talento del autor.

Resumiendo; se trata de un libro largo, de esos que tardan en despegar pero que una vez que lo hacen son difíciles de dejar hasta llegar al final, eso si desde le principio hasta el fin percibimos un cierto misticismo que sin duda nos alertara un poco acerca del desenlace, sobretodo si has leido otras obras de Simmons, sin embargo el final no desmerece en absoluto el conjunto, y por otro lado logra crear una atmósfera tal que el lector facilmente se identifica o despotrica contra tal o cual personaje, viviendo en carne propia sus aventuras o desventuras. Por otro lado no deja de hacerme gracia la inmemorial división entre médicos y cirujanos, puesta en relieve cuando el cirujano de abordo comenta con impotencia que su especialidad no es la terapéutica (la verdad es que no pude contener la risa). Imprescindible, aunque eso si, con sorpresa note algunas traducciones mas bien burdas, como físico por phisician (es decir, medico, con una connotación mas bien clínica) o medicine man por hombre medicina en lugar de chamán, curandero, o similar, en fin, molesta un poco sobretodo cuando alguien debió de leer la versión final antes de editarlo, y sin duda ese alguien no lo hizo con la atención debida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios alimentan este blog, el pobre esta muy flaco, así que si no te apetece ver un famélico blog mas deambulando siniestramente por la web ¡comenta!