lunes, noviembre 29, 2010

Regreso a la misma ciudad y bajo la lluvia, Paco Ignacio Taibo ll.


 Volver, volver... ¿Volver?

¿Te has encontrado con una novela que, de cierto modo extraño, tal vez demasiado sutil, cambie la forma en que interactúas con el puto mundo? Vamos, que no es tan difícil, todo se reduce a momento y oportunidad, mas que cualquier cosa al momento... la primera vez que leí a Chandler con el Largo Adiós, la segunda novela de la serie de Fundación, la novela del club de la pelea, en la selva virgen de Salgari, y Galeano, y... y..., y un puñado mas, entre ellas la novela que nos ocupa, joder...

Vayamos a lo nuestro.

Héctor de nuevo recorre las calles de esta ciudad corrupta, de nuevo comparte despacho con un plomero, un tapicero, y un ingeniero especializado en cloacas, esporádicamente le hace el amor a la mujer que lo planto en el registro civil... y poco mas... lejos están los días en que vagaba por las calles buscando pistas de un estrangulador, o le partía el hocico a tipos que abusaban de una estudiante de secundaria, sumido en una especie de limbo Héctor no acaba de encontrarse a si mismo; al pobre tuerto cabrón se le siente mas solo que nunca... después de todo volver de la muerte no debe ser fácil...
Hasta que de pronto la estereotípica dama en apuros aparece frente a  su puerta, y la muchacha de la cola de caballo le regala un par de sucios patos, y comienza a investigar la relación de un Cubano de Miami ligado con la mutilación del cadáver del Che, y se hace amigo de un periodista gringo... y así, poco a poco , casi sin quererlo descubre que eso de seguir con vida no es tan jodido como suena...

No hay mas que añadir, hasta la fecha es mi novela favorita de la serie, plagada de frases y momentos memorables, personajes que vuelven a ocupar el lugar que les corresponde y finalizando como se debe, se trata de una novela redonda. Imprescindible.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios alimentan este blog, el pobre esta muy flaco, así que si no te apetece ver un famélico blog mas deambulando siniestramente por la web ¡comenta!