sábado, enero 29, 2011

Estudio en Escarlata, Arthur Conan Doyle

Un hombre es asesinado en una casa vacía, el móvil no parece ser el robo, y la palabra Rache (venganza en alemán) se encuentra pintada con sangre en una de las paredes, el cadáver no muestra huellas de violencia, sin embargo su rostro aun conserva una expresión de miedo y odio, en estas circunstancias Sherlock Holmes en compañía del Veterano de Guerra y Médico, James Watson, se involucran en la investigación por petición expresa de la Scotland Yard, que no acierta a desenmarañar el misterio.

Sorprende un poco, para quien no ha leído nunca un relato de Sherlock Holmes, lo perversamente racional que este resulta, pero mas aun como se apoya en el uso de la ciencia para la investigación criminal, si bien en este relato la ciencia pura no es fundamental para la resolución del crimen, si que se hace mención de ella nada mas inicia la novela, retratando a un Holmes abstraído en la obtención de una sustancia ¡que solo reaccione ante la presencia de sangre humana!, y eso, hace dos siglos, no deja de ser cool, por otro lado, esta es una historia de venganza, con profetas, fanatismo religioso, y una persecución alrededor del mundo, ¿que mas se puede pedir?

A Vuelo de Teclado.

No deja de ser inverosímil lo mucho que se ha desdibujado una figura de las proporciones de Holmes, que se encuentra firmemente arraigada en el imaginario popular, y del cual casi todos tenemos una imagen mental, imagen mental mas bien inexacta, que se aleja demasiado de lo descrito por su creador, y es por ello que entretiene mas descubrir al Holmes arrogante, abstraído, nada reacio al uso de drogas con fines recreativos y  capaz de extraer conclusiones de una serie de pequeños detalles y justificar la conclusión de forma racional, a veces rebuscada, pero siempre con coherencia y congruencia internas, por otro lado no deja de chocar un poco la imagen del Watson pequeño, insignificante, un patiño perfecto pues, con el Watson de Conan Doyle, su historia como militar (veterano de Afganistan), como médico, el daño psicológico que le impide seguir dentro de las fuerzas armadas, y, aunque nunca al nivel de Holmes, si cuenta con una gran inteligencia, y, a diferencia de este, con una cultura mucho mas amplia. Imprescindible.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Los comentarios alimentan este blog, el pobre esta muy flaco, así que si no te apetece ver un famélico blog mas deambulando siniestramente por la web ¡comenta!