jueves, julio 14, 2011

Depotricando.

Harto de estar harto, harto de no recibir ni besos ni bofetones, de pensar lo que digo y no decir lo que pienso, harto de que cada vez menos se parece el blog a quien esto escribe, y que la corrección política, las buenas maneras y otras malas artes parecen apoderarse de mi teclado, harto, como ya dije de todas estas cosas he de desoír los consejos de mi querido segundo lector, quien, sabio como ha sido siempre, recomienda no ser rápido en la cólera, sopesar las alternativas, y actuar siempre con mesura, mi respuesta ante esta postura es; ya no. La única forma de quitarme la pereza y continuar aporreando banalmente las  teclas es haciendo uso de las blasfemias, malediciencias y frases incomodas que habitualmente acompañan mis idas y venidas por este país de mierda. Y es por ello, que, si es que el malhadado Google te ha traído hasta aquí incauto internauta, dicho sea que a la fecha de publicación de esta entrada el uso y abuso de palabras como; mierda, coño, culo, carajo, puta, chingón, cagar, güey, y otras mas sera mas o menos extenso, aunque no sin orden ni concierto, solo cuando la frase solicite por ejemplo; "Ojala a nuestro querido presidente antinarco (Felipe de Jesus Calderón Hinojosa) le internen en Oceánica, por eso de su problema con la bebida, y le sometan a aquel maravilloso tratamiento que consiste en introducir una mazorca de maíz por su aguado culo, hasta que por el hocico le salga un elote tierno, seguramente lo disfrutara y dejara de andar por el mundo con el ceño fruncido". 
Sin mas que agregar, queridos tres lectores les deseo una buena noche; My God, it's full of stars!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios alimentan este blog, el pobre esta muy flaco, así que si no te apetece ver un famélico blog mas deambulando siniestramente por la web ¡comenta!