sábado, marzo 17, 2012

Scott Pilgrim vs the World: The Game, (2010), Ubisoft

Nostalgia de 16-bits.

El problema es que los viejos dominaremos el mundo. Recuerdo que en 199X trabaje como voluntario en la Mecyf de la ciudad de México, en esos tiempos ya deambulaba por los pasillos quejándome con amargura de los buenos tiempos en que los X eran guionizados por Claremont, y dibujados por Byrne, considerando un poco menos que basura al resto de los autores... por supuesto, esta es una actitud tiṕica de un puto aficionado de mierda que se cree dueño de una franquicia por haberla conocido (mucho, mucho) tiempo antes que el publico en general. Igual pasa con los videojuegos, como la mayor parte de mi vida me he relacionado con este tipo de entretenimiento me siento con el derecho de juzgar lo que es realmente retro de lo que no. La soberanía emana del pueblo, ¿no?, pues este derecho emana de mis benditos huevos.
Hace no mucho tiempo escribí acerca del cómic, en términos mas que elogiosos lo compare con lo mejor de García Marquez, y (como soy un tipo influyente) sugerí que se convirtiera en lectura obligada para los niños de primaria, sin embargo el puto gobierno derechista de mierda de esta jodida república bananera se ha negado a poner en practica mis consejos, es por ello que triste y decepcionado decidí ahogar mis penas descargando bienes digitales de la PSN.





El Juego.

¿Double Dragon? ¿Final Figth? Se trata de un videojuego de peleas, con perspectiva isometrica y Pixel art, que de inmediato te recordara estos juegos clásicos, la dinámica de juego es muy simple; elimina cualquier cosa que se mueva, obtén dinero, puntos de experiencia y coraje, y sube de nivel. Avanza poco a poco por el mapa hasta derrotar a los siete ex novios malvados de Ramona Flowers, y sé feliz para siempre cuando ella sea tuya. Por supuesto, la historia del comic se queda por completo de lado, nada de sutilezas en este videojuego que te exige apretar botones de forma despiadada, y, repetir el mismo nivel en mas de una ocasión hasta que le domines, y la fuerza de tu personaje te permita seguir adelante, sin embargo, y quizás por el tipo de publico al que va dirigido no se echa en falta la historia en momento alguno, pienso que se debe a que el viejuno que no coge, que vive en casa de sus padres, que sobrepasa la treintena y  que juega este videojuego se encuentra tan extasiado por los gráficos pixelados (de 16-bits, de 8 ni en sueños), la musica machacona (también de 16-bits, digan lo que digan) y los controles absolutamente retro (¡Pad, cuantos años sin vernos!) que suspende por un par de horas su juicio critico y se entrega por completo a la experiencia de juego (¡con frustración y todo!) de Scott Pilgrim, y es por ello que este videojuego es un digno exponente del cómic, brindando énfasis en los guiños para frikis, al tiempo que provee un adecuado universo jugable al mismo comic; y aunque a veces se torna un poco repetitivo no debemos olvidar que antes los putos videojuegos eran así; difíciles y frustrantes. Recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios alimentan este blog, el pobre esta muy flaco, así que si no te apetece ver un famélico blog mas deambulando siniestramente por la web ¡comenta!