martes, mayo 22, 2012

Snuff (2008), Chuck Palahniuk

El término Snuff se usa para referirse a películas que usan las imágenes de un homicidio real en su metraje. Lo inmoral o poco ético de esta conducta no se pone a discusión, porque estamos dentro de una novela del escritor del Club de la Pelea, y cuando el señor Palahniuk saca punta a sus laṕices la realidad se tuerce y retuerce un poco...



Cassie Wright es una actriz porno. Y quizás sea la única actriz que realmente actúa: investiga y usa un método durante el rodaje. Además ha sido aclamada por películas como Primera Zorra Mundial y cientos de miles de tipos alrededor del mundo conocen  y desean cada centímetro de su superficie corporal. A pesar de ello, está consciente de que su carrera va en descenso y, en parte por amor, en parte por dinero decide filmar su última película en una maratónica sesión: se cogerá a 600 cabrones de forma consecutiva...

Tras bambalinas, Sheilla, la asistente personal de la señorita Wrigth; el señor 72, un jovenzuelo incapaz de mantener una erección; el señor 137, un actor reconocido de series de televisión y el señor 600, un actor porno de la vieja escuela, conversan y nos revelan poco a poco sus verdaderas intenciones.

A vuelo de teclado.

Cuando leí por primera vez el Club de la Pelea pensé que al autor no le vendría mal retirarse o sufrir un infarto fulminante. Pensé que después de escribir obras maestras, autores como Rulfo o Ken Kelsey, decidían o escribir muy poco o no hacerlo porque sabían que sus plumas habían dado lo mejor de sí, que el resto de sus obras sería comparado inevitablemente con ese gran Best-Seller y que las comparaciones nunca serían favorables. Ahora, tras leer esta pequeña novela, me he dado cuenta de que estaba equivocado y aunque es verdad que Snuff no alcanza la grandiosidad del Club de la Pelea, sí que aporta ideas nuevas y divertidas en un ámbito desconocido para casi todos nosotros: el rodaje de una peli porno, con la mala leche de costumbre y un argumento bastante bien llevado, por no mencionar, que el "hermafrodítico" final pese a las licencias poéticas, es bastante divertido. Imprescindible.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios alimentan este blog, el pobre esta muy flaco, así que si no te apetece ver un famélico blog mas deambulando siniestramente por la web ¡comenta!