jueves, mayo 10, 2012

The Walking Dead, Episodio 1, (2012) Telltale


Supongo que no soy el único para el que la serie televisiva de The Walking Dead, basada en el cómic homónimo publicado por Image, supuso una gran decepción. A pesar de que los guionistas decidieron, no sin valentía, reinterpretar el universo firmemente establecido en las viñetas. Pero en general han fracasado cuando se trata de capturar el carisma de los personajes. Cuando en el cómic un personaje muere, casi siempre provoca una reacción emocional en el lector. tristeza o incluso ira en contra del autor, pero en la serie mÁs de uno nos encontramos pidiendo a gritos que un simpático zombie sorba los sesos de la protagonista. En fin, ahora Telltale  Games, desarrolladores de LucasArts creadores de aventuras gráficas míticas (que no he jugado) se hacen cargo de esta franquicia en los videojuegos.


El primer episodio ocupa más o menos trescientos megas, incluyendo diálogos y motor gráfico y, nada mas descargarlo me provoca buena espina. No sé por qué, pero estoy un poco harto de instalar juegos como Rage (8vgb de instalación) que después de merendarse el disco duro todavía tardan demasiado en cargar. Al iniciar el juego los gráficos te sorprenderán, con un estilo caricaturesco muy bien acabado, que al menos a mí, me han recordado a las portadas del cómic (Hey ¿soy el único que encuentra un particular parecido entre Tyreese, del cómic, con el prota del videojuego?) que pueden ser perturbadoras y coloridas al mismo tiempo. La dinámica del juego es típica de una aventura gráfica, recorres el escenario recolectando objetos y manteniendo conversaciones con los que te rodean, resolviendo las inevitables escenas de violencia psicopática mediante QTE, que aunque recuerdan a los de Heavy Rain, son mas sencillos de realizar y menos frustrantes. Por otro lado, la música y efectos de sonido cumplen perfecto brindando el acompañamiento exacto en cada momento del juego, que aunque no cuenta con subtítulos en español, resulta perfectamente entendible con el subtitulado en inglés... gracias a Dios no está doblado en español castizo, de estarlo, sin duda, resultaría más bien ridículo y habría (de nuevo) que cambiar la configuración  del PS3 para poder disfrutar del doblaje original que resulta lo suficientemente emotivo y bien trabajado.

 

Sin embargo aunque los apartados técnicos y jugables se resuelven con soltura, es la historia lo que realmente te da la sensación de que este juego es El Juego de TWD. Me explico, desde el primer momento el juego te hace pensar en los diálogos de Kirkman y en el Universo de TWD, como en lo mejor de la ciencia ficción blanda. TWD no se trata de cómo miles de zombies se desayunan a media ciudad, sino de cómo cada personaje reacciona ante un evento insólito, y cómo tal hecho saca lo mejor o lo peor de cada ser humano (¿a poco no les recuerda a Heavy Rain o al día de los trífidos?) La historia es sencilla, eres un presidiario, condenado hasta que la pandemia zombie provoca tu repentina libertad poniéndote a cargo de un niña, Clementine, huérfana seguramente y de la cual debes cuidar. Por supuesto, la idea es que el jugador cree un vínculo emocional con esta niña, mientras te desplazas en busca de sus padres, de seguridad y refugio, reuniéndote con otros sobrevivientes y, a veces, decidiendo quién vive y quién muere. Un solo capítulo de la historia del videojuego le da mil vueltas a la serie de televisión. Además de contar con invitados especiales del cómic (Hershell, Glenn), la historia cuenta con los toques adecuados de tragedia y acción en los momentos justos. Hasta ahora, recomendable.

PS.

Si durante algún momento del juego, estos cabrones de Telltale deciden matar a Clementine, sin importar cuánto he robado, mentido, traicionado o asesinado para mantenerla a salvo... si por sus benditos cojones deciden hacer una putada de ese calibre, juro ante dioses y demonios que mandaré por correo a sus oficinas un Guybrush decapitado y cubierto por verdadera sangre humana, acompañado de una carta amenazante a su oficinas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios alimentan este blog, el pobre esta muy flaco, así que si no te apetece ver un famélico blog mas deambulando siniestramente por la web ¡comenta!