lunes, agosto 13, 2012

Agua Quemada (1981) Carlos Fuentes

Alguien huele a viejo...


Cuatro historias breves que se relacionan fugazmente entre sí, nos muestran al México áas corrupto, a través de los ojos de un anciano general revolucionario, cobarde y traicionero que glorifica su mala sangre, sin notarla siquiera; cuyo hijo se revuelca en la corrupción, mientras que su nieto le admira sin ninguna buena razón aparente, al México represor, y corruptor de los marginados que los usa, mastica y luego escupe para usarlos en contra de su propio pueblo, la vida de un Mandarín, que vive de sus rentas, demasiado cobarde como para superar un lejano encuentro sexual plagado de racismo, o cortar su momificado cordón umbilical, y al final, mi favorito de esta colección; la unión de un niño tullido, una anciana abandonada por su hija, y un montón de perros callejeros, como telón de fondo las calles del centro de la ciudad de México, para mas detalles la emblemática calle de Moneda, a medio tiro de piedra del templo mayor... este cuento destila magia.

A vuelo de teclado.

No soy fanático de Carlos Fuentes. He leído tres o cuatro libros suyos (Aura, Las buenas consciencias, La silla del águila y algún otro), y ninguno de ellos me ha provocado esa necesidad de consumo que algunos autores crean desde las primeras páginas, sin embargo, su talento e imaginación son innegables, a veces, sobretodo en estos tiempos, resultan incluso escalofriantes, es sin duda recomendable, pero poco mas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios alimentan este blog, el pobre esta muy flaco, así que si no te apetece ver un famélico blog mas deambulando siniestramente por la web ¡comenta!