miércoles, septiembre 05, 2012

House of The Dead 3 ( 2002-2012) Sega

A sangre y fuego.  

¿Quién no ha soñado con enfrentar cientos de criaturas diabólicas, armado hasta los dientes, mientras hace volar sus vísceras por doquier con malsana alegría? Salpicaduras de sangre, tejidos de diversa índole y el olor a muerte fresca es lo que caracteriza a este título. Todos lo recordamos de su paso por las máquinas recreativas, con sendas pistolas y un ritmo frenético. Podías consumir gran cantidad de fichas en un santiamén, era de esos títulos, a los que por su alta mortalidad no podías dedicarle demasiado dinero, sobretodo si, por ejemplo, podías terminar otra máquina con una sola ficha... Sin embargo, de vez en cuando, la bonanza de moneditas mal habidas te permitía disfrutar a tope con esta máquina.




Hold your fire.

Y ahora que Sega está pasando por una gran etapa creativa han decidido realizar una remasterización de este clásico titulo, y haciendo uso del move, que es igual de preciso que la pistola del Family, pero con esa simpática esfera luminosa en la punta, te puedes permitir disponer de créditos casi ilimitados (9) y de vidas también casi ilimitadas (9) para recorrer de nuevo el mundo de este Shooter sobre rieles, que marcó una época y a una generación. Al observar como el gore todavía se dejaba ver sin tapujos, y aunque nunca faltara el que se lleve las manos al cielo, por la osadía que supone mostrar un cuerpo mutilado (a todo color) en un videojuego, la verdad es que no deja de ser eso: un juego de vídeo. Y yo, conductista como el que más, siempre he dicho, que lo pasa en el reino de mi imaginación no tiene nada que ver con la estúpida realidad. Así, pues, si quieres imaginarte que tu segundo nombre es Durden, y ardes en deseos de comprar un arma y probar tu puntería en un centro comercial lleno de monjas, es más sano, divertido, y un poco menos enfermizo jalar el gatillo de tu move, y sembrar muerte entre los no muertos en este juego donde la sangre, vísceras y gore se muestran con tanto desparpajo. Imprescindible.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios alimentan este blog, el pobre esta muy flaco, así que si no te apetece ver un famélico blog mas deambulando siniestramente por la web ¡comenta!