lunes, diciembre 31, 2012

El Siciliano (1984) Mario Puzo

Salvatore Giuliano, un campesino que tras asesinar a un policía se convierte en forajido, se encuentra en una encrucijada, tras una exitosa serie de golpes en los que ha conseguido seguidores, dinero y el amor de al menos dos mujeres su situación se ha vuelto insostenible. Sicilia no tolerara mas a alguien que rompe tan de calle el atatus quo, y ya que se ha negado a aliarse con la Mafia o doblegarse a las autoridades civiles, la única opción que le queda es huir a norteamerica, región que el imagina utópica; en este punto Michael Corleone, que se encuentra exiliado tras cometer un par de asesinatos, entra en escena, su misión aparente es ayudar a Giuliano a huir de Sicilia...




Mario Puzo, noveliza la vida del bandolero autentico. Por supuesto si uno lee las palabras Corleone, Mafia y Puzo en la misma contraportada es muy probable que aumenten tus expectativas, sin embargo el resultado va de lo malo a lo mediocre. Me explico, si bien la vida del criminal puede resultar interesante llega un momento en el que autor la ensalza a un grado tal que acaba por ser un poco repelente, en segundo lugar, la aparición mas bien forzada de un personaje tan emblemático como Michael Corleone no se acaba por explicar; su carisma rebasa por mucho el del supuesto protagonista, y aunque aporta algunos datos con respecto a la estancia de Michael en Sicilia al final no valen la pena... en realidad se trata de una novela mediocre, bien narrada pero cuyo tema central no acaba por despegar en ningún momento.

A vuelo de teclado.

He de confesarlo. Fue una película protagonizada por Tom Hanks y Drew Barrymore (o alguna otra brujilla inmortal de su calaña) la que me llevo a leer El Padrino por primera vez, en ella el personaje de Hanks, un lame-braguetas en toda regla comenta algo así: las respuestas a todas las preguntas de la vida las contiene El Padrino, creo que se refería a la peli, pero descargue el libro, y comencé a leer, y leer y leer...  No pude soltar la PDA hasta que termine de leerlo. 

Dejenme explicarlo. Con el Padrino todas y cada una de las piezas encajan. Ni una sola de las frases es superflua o fuera de lugar. Es una historia que desde el primer momento te atrapa, tan es así que es muy fácil contarla a cualquier persona mientras lees el libro, simplemente resulta demasiado natural la relación y motivos de cada uno de los personajes. Cuando pienso en El Padrino, me viene a la cabeza Sobre Heroes y Tumbas, de Ernesto Sabato, de ese tamaño es la calidad de esta novela, sin duda se trata de una obra maestra... y es por ello que al encontrase con este siciliano la decepción es mayúscula... aunque un poco injusta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios alimentan este blog, el pobre esta muy flaco, así que si no te apetece ver un famélico blog mas deambulando siniestramente por la web ¡comenta!