viernes, diciembre 28, 2012

Osiel - Vida y tragedia de un capo (2009) Ricardo Ravelo

La biografía de Osiel Cardenas Guillen nos lo muestra descarnado; se le desuella con morbosa lentitud para dejarnos ver como el uso de sus "cualidades" lo llevo a la jefatura del Cartel del Golfo. Su humildes orígenes, su empleo como mecánico y narcomenudista, su participación como "madrina" de la policía judicial, poco a poco lo hicieron subir posiciones.

De igual forma su política de usar y tirar a sus aliados cuando estos ya se había servido de ellos, la notable falta de escrúpulos aunada a una inexplicable vanidad y gusto por todo tipo de lujos, mujeres y drogas rozan lo grotesco. Su inseguridad crónica, su miedo permanente, la necesidad de huir de cualquier lugar al paso de unas pocas horas, que bien llevado podrían despertar la simpatía en un personaje de ficción, en el caso de Osiel solo provoca asco. A veces  da lastima. Pero es muy difícil ponerse en sus zapatos.
Y a pesar de ello como biografía resulta interesante. Es el tipo de cosas que en este país se deben de conocer, después de todo, fue Osiel fue el que mediante la intermediación de Arturo Guzman Decena, quien se convertiría en el Z-1, el que creo a los Zetas, el ejercito privado de Osiel y del Cartel del Golfo, formado por ex-integrantes de los Grupos Aerotransportados de Fuerzas Especiales, entrenados en técnicas de contrainsurgencia... y que han marcado con su brutalidad al narcotráfico en México.




A vuelo de teclado...

El final de Osiel no sorprende, pareciera que el solo lo va labrando con cada una de sus traiciones, bajezas y excesos, y sin embargo no se desea desviar la mirada. Osiel, desde su extremo de pobreza y desesperación representa lo peor de nuestro país, ese país que se las ingenia para  que el mas vil, el mas cobarde, el más adulador alcance las mayores simas... desarrolle sus destrezas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios alimentan este blog, el pobre esta muy flaco, así que si no te apetece ver un famélico blog mas deambulando siniestramente por la web ¡comenta!