viernes, marzo 29, 2013

Déjame entrar (2004) John Ajvide Lindqvis

Oskar, tiene doce años. Vive solo con su madre sobre-protectora. Sufre de abuso por parte de sus compañeros de escuela y vergonzosos episodios de incontinencia urinaria. Además sueña con cometer un par de homicidios, mostrando un peculiar interés por la nota roja de los periódicos... y le gustan los cuchillos.

Eli parece tener la edad de Oskar, y parece estar fuera de lugar en todas partes. Su higiene corporal es deficiente y su lenguaje arcaico. Nunca se le ve de día: por supuesto es una vampira.

Hakan era maestro de escuela. Es paidofilo. Al borde de la desesperación se encuentra con Eli. Y ella le da un nuevo sentido a su vida.







En los mejores momentos el autor recuerda a Carrie de Stephen King, lo que no es poco y nos involucra de forma muy eficaz con el el personaje principal; Oskar, que siendo víctima de abuso escolar parece condenado a perder la dignidad con tal de no perder los dientes, alejado del ecosistema de los adultos solo se puede valer de sus propios medios para sobrevivir, y si para escapar de una golpiza debe de tirarse al suelo y gruñir como puerco, esta dispuesto a hacerlo... por momentos su espíritu parece estar roto, haber dejado atrás toda capacidad para ofrecer resistencia... hasta que aparece Eli, y con ella, Oskar recupera un poco de amor propio; decide que si lo golpean el puede regresar de vuelta los golpes...

Mientras tanto Hakan, finge ser el padre de Eli, quien le ha rescatado de a indigencia tras haber sido "descubierto" como paidofilo, huelga decir que Hakan ama a Eli, que le desea carnalmente y que cree que están hechos el uno para el otro. A pesar de ello Hakan no es un asesino. Y su falta de sangre fría acabara por pasarle factura a Eli...

A vuelo de teclado.

Me gusto la primera versión de la película. Me gusto la forma casi brutal con la que se retrataba el abuso escolar, la indiferencia, o simple ignorancia por parte de los padres y la necesidad de la víctima de abuso que, harta de ser víctima, decidía defenderse; observar como se acumula la presión sobre Oskar hasta que este explota me provoco inquietud y fascinación a un tiempo.  Pero, como casi siempre pasa, el libro es mejor. Describe con mayor eficacia los sentimientos de Oskar, y algunos de sus diálogos con Eli están muy logrados. Por otro lado, el papel de la la pandilla de borrachines, y sus consecuencias están mucho mejor desarrollados. Este libro es perfecto para leer un día frío, con luz plomiza, y metido en las sabanas. Imprescindible.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios alimentan este blog, el pobre esta muy flaco, así que si no te apetece ver un famélico blog mas deambulando siniestramente por la web ¡comenta!