domingo, junio 23, 2013

Guerra Mundial Z (2006) Max Brooks

Mamá, mamá, el zombie me comió la polla...

Guerra mundial Z, retrata por completo una pandemia zombi, desde su inicio en algún lugar de China hasta su aparente resolución. A través de los recuerdos de los involucrados alrededor del mundo se muestra un enorme lienzo de lo que podría pasar en esta situación. Su principal virtud, lejos de la palabreria militar o seudocientifica relacionada con los cuerpos en descomposición, reside en que nunca se había trazado un cuadro tan amplio. Habitualmente en las historias de zombis nos encontramos con un grupo reducido de sobrevivientes luchando por continuar con vida, nunca se nos muestra el desarrollo global de la pandemia, ni se insinúan las medidas brutales que deben de ser tomadas, sacrificando individuos o grupos enormes de la población, con la finalidad de que la humanidad sobreviva.

Se trata de literatura de entretenimiento. No aspira a mas. No necesita mas. Puedes imaginar con facilidad una horda de zombies caminando por las calles de tu ciudad, devorando e infectando otros seres humanos a su paso. Es sencillo. La cultura popular nos ha preparado para ello y mas de uno hemos fantaseado con formas mas o menos efectivas de separar las vertebras cervicales de un cadáver andante, en mas de una ocasión hemos imaginado, al mas puro estilo Conan de Cimeria, cercenando extremidades a nuestro paso en una vorágine de putrílago y vísceras semidescompuestas, pero pocas veces pensamos con seriedad de las dificultades que esto entraña, y de como afectaría esta situación irreal al mundo real, a la política, la ciencia, las comunicaciones, el mundo del espectáculo, y un largo etcétera. De como podrían no solo sobrevivir sino medrar grupos aislados, y, si estos grupos después de realizar sacrificios excepcionales resurgirían todavia como humanos.... bueno, el merito del autor es plantear de forma creíble ese escenario irreal y reflexionar ampliamente al respecto.


 A vuelo de teclado.

A pesar de lo global que resulta Guerra Mundial Z no pueden evitar el clásico etnocentrismo gringo, el prevaleceremos y nos levantaremos de las cenizas que pareciera un alarde un poco fuera de lugar, al igual que el destino de algunas de las naciones involucradas pareciera demasiado influenciado por los prejuicios políticos del autor, sin embargo, la emoción con las que se narran la mayoría de los capítulos es tal que uno pasa por alto con facilidad estos fallos menores. Desde luego, se trata de una obra recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios alimentan este blog, el pobre esta muy flaco, así que si no te apetece ver un famélico blog mas deambulando siniestramente por la web ¡comenta!