viernes, septiembre 27, 2013

Metal Gear Solid 3 (MGS: The Legacy Collection)

1964. Snake, el primer Snake, que envejecera para convertirse en Big Boss, debe de infiltrarse en una base militar Rusa para rescatar al científico especialista en cohetes, Sokolov, y evitar que el gobierno ruso le use en la carrera armamentística... Sokolov ya ha sido traicionado por el gobierno norteamericano, y el Mayor Zero, quien dirige la misión, se siente en deuda con el. Las cosas no son lo que parecen y durante la Misión Virtuosa, Snake sera traicionado por su mentora, The Boss, ex-integrante de la SAS y creadora de la técnica de combate en cortas distancias (CQC)... quien en apariencia ha desertado para unirse a los maléficos rojos, devoradores de niños, violadores de monjas, y detonadores de bombas nucleares.



Tras el intento infructuoso de rescate, y la detonación de un arma nuclear norteamericana en territorio soviético, el equipo de infiltración de Snake es sometido con rapidez a un consejo de guerra; los rusos exigen la cabeza de The Boss y su muerte es la única forma de evitar la confrontación. 

 ¿Y como voy a comparar la remasterización de este juego de PS2 a PS3 si  pase de noche por la quinta generación de videoconsolas? No lo haré. Es mas, confieso (soy un pecador y me gustan los látigos de cuero), que este es el primer MG que termino, he jugado al Metal Gear de PSX, el MG4 de PS3, y tonteado con los de MSX, pero nunca he terminado ninguno de estos juegos, así que me presento (casi) virgen a esta saga. Estas son mis impresiones.

El juego se desarrolla casi siempre en espacios abiertos, y deberás cazar y robar, para procurarte alimento y armas, además, el estado de salud de Snake, también depende de el mismo, deberás curar fracturas, extraer balas, o curar infecciones intestinales con regularidad. Lejos quedan los días de las nanomaquinas y el camuflaje óptico. La terapia de genes ni siquiera es una utopia, este Snake tan solo depende de si mismo, y de su limitada capacidad de resistencia.



Un juego de sigilo que pertenece a la generación pasada, y que se juega como en la generación pasada, vista en primera persona con un botón, presionar el gatillo con otro, disparar al liberarlo, mientras apuntas cuidadosamente... no tiene caso mencionar las tecnicas de CQC, y lo fácil que resulta degollar a un enemigo cuando solo querias realizar una llave de asfixia, mucho menos lo dificil que resulta acostumbrarse a la lista de movimientos de Snake, aprendiendo a jugar de nuevo, sin embargo, cuando por fin te logras hacer con el control los resultados son mas que satisfactorios. Aunque eso si, la falta de opciones rápidas para no embrollarte con el menú del juego si que termina por hacerte ṕerder tiempo, y a veces la paciencia; es una pena que en ninguna de sus versiones se haya optimizado... ¿que les costaba un acceso directo al mapa, sobretodo durante la batalla en contra The End?

Los gráficos destacan en todo momento, y aunque es constante la presencia de texturas en baja definición, con un efecto de anti-aliasing o blur, o algo así, en realidad no molestan, el juego luce solido en todo momento, y la fluidez de la animación debería provocar envidia en producciones mas recientes, por otro lado, si que se presentan popping, e incluso una muy leve ralentización en momentos puntuales; algunos escenarios grandes, y la batalla final, en contra de The Boss, y a pesar de ello visualmente le juego es muy, muy efectivo, aunque algunos de los tiempos de carga se antojan un poco largos.





El sonido es una experiencia casi paranormal. La gran cantidad de efectos de sonido  que van del roce de tus botas contra el suelo de tierra, o de cemento, el chapoteo al pasar por un charco, los animales, la gran cantidad de aves, y el ruido de los enemigos, una cantidad enorme de diálogos, disparos de armas de fuego, explosiones, gritos, gruñidos, degüellos, y un largo etcetera pueden abrumarte por su cantidad. La banda sonora es sublime. Snake Eater conserva la dignidad en el aspecto gráfico, pero en el aspecto sonoro sobresale, aun ahora.
 
La historia a pesar de lo seria que resulta en algunos momentos, logra transmitir sentido de la aventura, drama, humor e incluso romance con efectividad. Es fácil para el jugador suspender el estado de incredulidad y dejarte envolver por la atmósfera, incluso tomando con humor algunos de esos detalles inexplicables que tanto gustan a los creadores japoneses. EVA, por ejemplo, es incapaz de cerrar su mono de motociclista, y nadie, nadie parece quejarse. Y el final, por supuesto, es uno de los mas emotivos de la historia de los videojuegos. Explica de forma satisfactoria el trasfondo del personaje y sus motivos, aunque ya que yo solo he jugado de forma superficial el resto de los juegos, ya me encuentro predispuesto en contra del hijo de Big Boss...

La versión de PSVita se vale de la pantalla táctil para suplir la ausencia de los botones L2 y R2, con acierto, de hecho es mas rápido manipular el menú en vita que en PS3, sin embargo lo "pequeño" de la pantalla pareciera pasar factura; a pesar de la calidad de la pantalla OLED, y su tamaño considerable es probable que eches de menos una pantalla mayor. El control de PS3 supera por mucho a los pequeños sticks de vita en cuanto a precisión, situación que se puede soslayar usando L1, en vita), y el criticado panel trasero de vita sale sobrando en este juego. Los tiempos de  carga también parecen un poco mas largos, y la fluidez de las animaciones no es la misma, sin embargo, aún así luce magnifico. Al final lo obvio, se trata de un juego diseñado para sobremesa que se traslada con éxito a una portátil, pero que sin embargo no esta diseñado para ser jugado como un juego portátil, la verdad es que hay que ser un poco necio para jugar y jugar MG en vita... pero la calidad del titulo esta ahí, indiscutible, y si no tienes otra opción, vita es una plataforma bastante digna.

La opción de transferir tus avances en cualquier dispositivo, sincronizarlos con la ubicua nube, y continuar tu avance en otro de tus dispositivos funciona con precisión y sin contratiempos. Además se duplican los trofeos entre las dos versiones. ¿Que más se puede pedir?

 A vuelo de teclado.

Snake Eater, te invita a jugarlo con sigilo, recompensa con creces este modo de juego, y la conjunción entre historia, apartado artístico, animación, efectos sonoros y musica, refuerzan la inmersión que provoca. Pocas cosas mas satisfactorias que sorprender a un enemigo por la espalda, interrogarlo, ponerlo fuera de combate, ejecutarlo, o usarlo como escudo humano, la elección es tuya, y en cuanto logras crear las sinapsis necesarias para jugarlo así la satisfacción es grande. Y la cantidad de detalles, referencias a la cultura popular y auto-referencias a la saga, es abrumadora. Ya casi olvidaba lo cuidadoso que son los autores japoneses en este aspecto, y redescubrirlo me ha sorprendido. Imprescindible, sin duda.

Tal ves te interese:

MGS- Novela - Raymond Benson


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios alimentan este blog, el pobre esta muy flaco, así que si no te apetece ver un famélico blog mas deambulando siniestramente por la web ¡comenta!