jueves, enero 23, 2014

Killzone Mercenaries (2013) Guerrilla Cambridge


Tus botas son las de un mercenario; estas dispuesto a matar por el mejor postor. La guerra es el negocio, y el negocio marcha sobre ruedas. Danner, soldado de elite, con escasos ideales se alquila para matar y  justo durante la batalla por Vekta pone a las ordenes de la ISA su fusil de asalto... aunque no pasara mucho tiempo hasta que pelees cada palmo de terreno al lado de un soldado pesado Helghast.



Killzone es un FPS digno en cualquier plataforma, y el mejor juego de disparos en primera persona de PSVita. La dinámica de juego es clásica y no busca innovar: mata, mata, mata,  apunta y mata de nuevo. ¿Necesitas munición? Corre con tu amigo Black Jack y compra todo lo necesario, nunca te hará falta municiones u armas y esto resume el espíritu del juego. Un FPS en estado puro. 

El uso de la pantalla táctil de la consola es solo testimonial: activar bombas, marcar enemigos, asesinatos brutales, resolver acertijos y poco mas. A pesar de ello resulta patológicamente satisfactorio ejecutar a un ISA clavando un cuchillo en su entrepierna y luego en su cráneo, usando solo un dedo índice.



Los escenarios son mas variados que en las entregas anteriores; el apartado artístico pareciera mas cuidado y no se abusa de los tonos grises y apagados de Killzone 2, se  se nos muestran ciudades invadidas, a media refriega, que aun conservan su color. Y están tan bien diseñados que la mayoría los puedes terminar en poco tiempo, perfectos para un juego portátil.
Los modelos de los enemigos resultan espectaculares, y casi dan ganas de poder contar polígonos para comparar con los killzone de PS3, porque la calidad de las animaciones, y el detalle de cada uno de los enemigos es mas propio de una consola de sobremesa, y sin embargo la tasa de frames se mantiene casi constante, con bajones esporádicos cuando la acción es intensa,  por otro lado, la inteligencia artificial que tanto destacaba en killzone 2, y que se vio muy disminuida en la tercera parte, vuelve cobrar importancia, los enemigos simulan inteligencia, corren se ocultan, buscan rodear, ganar posiciones, lanzar granadas... es, pues, muy estimulante entrar en combate, ya sea que vistan uniforme Helgasth o ISA, los soldados enemigos están a la altura.

Por otro lado la tasa de frames se mantiene imperturbable en todo momento, y aunque hay bajones perceptibles, no hay reporches en este aspecto, la calidad gráfica del titulo lo justifica. Los pequeños sticks de vita cumplen a la perfección su cometido, permiten que te muevas con fluidez y reaccionas justo como quieres reaccionar, cuando mueras no podrás culpar al hardware de la portátil.

La musica y los efectos de sonido cumplen en todo momento, y el doblaje (en español neutro), no destaca demasiado, quizás solo la voz de Black Jack sobresale, ya que el actor le brinda las inflexiones necesarias y el sarcasmo adecuado, pero en general se trata de un doblaje correcto, pero igual echaras en falta las voces originales, con subtitulos en español. Los efectos de sonido y musica acompañan perfecto a la acción.

¿Multijugador? Servidores cerrados al momento de escribir estas lineal, igual no necesito que un chaval de doce años me haga morder el polvo. La duración de la campaña es de apenas cinco horas, aunque, debido a los diferentes planteamientos que tiene cada escenario es posible alargarla, con facilidad, al menos al triple. 

Resumiendo.
Mercenaries es lo que Guerrilla hubiera querido que fuera Killzone 3. La mecánica de juego es mas fluida, tu personaje se siente menos pesado, y la accion fluye con inusitado dinamismo, sin embargo no deja de sentirse como un killzone por derecho propio, en otras palabras Imprescindible. De ahora en adelante, cualquier juego de disparos en primera persona para PSVita, habrá de compararse con este killzone, así de alto ha puesto la bandera.



Tal vez te interese:

Killzone 3

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios alimentan este blog, el pobre esta muy flaco, así que si no te apetece ver un famélico blog mas deambulando siniestramente por la web ¡comenta!