martes, mayo 06, 2014

Cartero (1971) Charles Bukowski

Bukowski esta a punto de tocar fondo; su alcoholismo es evidente, la soledad le agobia, su primera esposa, una mujer indescifrable que protesta contra todo le abandone en compañía de su hija, sus interminables borracheras le acarrean sanciones casi constantes (algunas merecidas) por parte de sus supervisores, y el no deja de mostrarse mas listo de que le conviene, tiene la jodida costumbre de ser como es, de mostrar lo absurdo de determinadas tareas, y de reír con descaro en la cara de los demás; se sabe con talento y no lo oculta; tampoco es un tipo engreído pero no tolera demasiado bien las estupideces; aunque forma parte de un gigantesco aparato burocrático, que muele gente, engulle neuronas, y escupe pedacitos de cerebro, es de esperarse que Chinaski se resista, pero al final la estructura burocrática acaba por demostrar su supremacía, aunque eso si, no sin que Chinaski provoque un par de quebraderos de cabeza y unos cuantos engranes rotos.



A vuelo de teclado. 

Es fácil imaginar a Chinasky, encabronadisimo tras una larga jornada clasificando correspondencia,  mandando todo al carajo y no despegarse de la maquina hasta terminar una novela, una novela jodidamente honesta, que le permita beber y fornicar con menos apuros y menos distracciones, lo difícil es imaginar a un editor pensando; "... esto es lo que quiere leer la gente, las desventuras de un alcohólico miserable, bravucón y mujeriego... ", y es que no hay mucho mas...  los destellos de humor, humanidad y coraje a los que nos tiene acostumbrados Bukowski ya aparecen en esta novela, pero no sorprenden con la fuerza de las posteriores. Recomendable.


Tal vez te interese:

Factotum (1975) Charles Bukowski

Mujeres (1978) Charles Bukowski

El camino del perdedor (1982) Charles Bukowski

Pulp (1994) Charles Bukowski

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios alimentan este blog, el pobre esta muy flaco, así que si no te apetece ver un famélico blog mas deambulando siniestramente por la web ¡comenta!