jueves, julio 17, 2014

Doctor sueño (2013) Stephen King

Tenia miedo. Leí el resplandor siendo un jovenzuelo en esa época en que cazar libros de segunda mano en el centro de la ciudad era necesidad y deporte, en esa época en que las recopilaciones que publicaba Roca del genero de Horror se convertían casi en credo. Imposible no enamorarse de la prosa e imaginación de King, imposible no dejarse seducir por Carrie, Nona, o Christine, ¿como no ponerse en los zapatos del pequeño niño que se encuentra encerrado en un hotel gigantesco, indefenso, y atemorizado por un padre alcohólico, al que no puede dejar de querer? Creo, pues, justificar mi temor. Compre el libro de inmediato... pero tarde en comenzar a leer.
Aun le guardo rencor, y creo que nunca dejare de hacerlo (a King) por la falta de coraje a la hora de concluir con la saga de la Torre Oscura. Roland, el último de los pistoleros no se lo merecía, y, hasta la fecha la cobardía de King me parece inexcusable, y por ello me daba miedo comenzar a leer la continuación mas o menos directa, del resplandor, después de todo yo también fantasee acerca del futuro del primogénito de los Torrance...


Se dice que el fruto no cae muy lejos del árbol, y en el caso de Danny Torrance no podía ser mas cierto, se ha convertido en un alcohólico en toda regla; pendenciero y con poco escrúpulos se ha vuelto experto en encontrar excusas, el fondo del vaso siempre parece ofrecer consuelo.
Aun esplende, y la carga es demasiado pesada, buscar consuelo en el alcohol no es lo peor que podría hacer, ¿o si?.

No hay nada peor que un pecador arrepentido.

Hasta que un día toca fondo, descubre que a pesar de sus buenas intenciones le resulta imposible arrastrarse mas en la mierda y el único camino que le queda es cuesta arriba... se une a AA, se convierte en un alcohólico en eterna recuperación y comienza a formarse una vida, como celador de una "casa de retiro" practica la eutanasia (propiamente dicha) entre los residentes y se integra a la comunidad, y casi sin querer se vuelve amigo de una niña que esplende, esplende como nadie mas lo ha hecho... ... y un grupo cuasi-demoniaco de criaturas que sorben (chupan, y lamen) resplandor quiere devorar los sesos de la chica que ha adoptado como sobrina...

A vuelo de teclado.

Tal vez la salida fácil fuera convertir a Danny Torrance en un cínico detective paranormal al estilo de Constantine, o Dresden, tal vez era lo que todos esperábamos, un endurecido y alcoholizado Mr. Torrance destrozando fauces demoniacas, balanceándose a medio metro del infierno, ya saben, frases ingeniosas y esas cosas, pero King, reciclando su pasado como alcohólico, y tal vez por cariño al personaje, le da una vida, y en el proceso una familia, le redime sin muchas excusas. Y el resultado es satisfactorio, por momentos recuerda a lo mejor de King, a aquel que nos dejaba un amargo sabor en la boca, y una ansiedad de consumo (debo-leer-debo-leer-debo-leer) que pocos autores pueden provocar, y a pesar de ello, no logra la calidad de otras novelas... pero casi, y eso es mas que suficiente. Recomendable.

ADD.

Es solo cosa mia, pero de verdad que echo en falta la crueldad de Cujo, o Cementerio de Animales, llámenme sádico hijo de puta... pero hubiera sido la cereza del pastel.

Tal vez te interese: 

 

Enlace Recomendado: www.epublibre.org/

  





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios alimentan este blog, el pobre esta muy flaco, así que si no te apetece ver un famélico blog mas deambulando siniestramente por la web ¡comenta!