martes, septiembre 23, 2014

3P: GTA, mátalos a todos.

1. Llegan las rebajas de rockstar a la PSN, y descubro que en algún momento pague por el GTA: Liberty City Stories y ni siquiera lo he descargado. Lo descargo. De inmediato robo un auto, atropello al primer peatón que tengo enfrente, luego a otro, y otro y otro. Quiero un arma, pero aun no se desbloquean, así que busco una patrulla, y la choco, espero a que baje un policía lo atropello y huyo como un demonio. Mientras escapo atropello a una gran cantidad de peatones. Salto a gran velocidad por una rampara para estrellarme contra un muro de contención. El cofre de mi auto comienza a arder. Huyo a pie antes de que explote corriendo como un demonio, y en el camino me encuentro con un anciano, decido golpearlo, pero el el viejo hijo de puta se defiende, y en lo que lucho contra el la policía llega y me aprehende. Al menos estos no disparan primero. Salgo de prisión y por fin puedo desbloquear un arma. Me compro mi primera pistola, y me gustaría seguir jugando [la siguiente misión se trata de recoger las ganancias de las putas de un amigo], pero ya perdí media hora y debo de preparar la comida. Lo dejo. Hago de comer. Pico cebolla, deshebro pollo, muelo, acitrono, mezclo y todas esas cosas. Llevo el auto al lavacoches (soy un pequeñoburgués de mierda) y mientras escucho música pienso en descargar el OST de GTA. Seria cool manejar con la misma música de fondo, ¿No? Tampoco estaría tan mal atropellar a la vieja bruja de pelo de araña que vive al lado, ¿o si?

2. Los animaniacs tenían razón: Si algo sale mal culpa a tus padres. O a la televisión. O a la música. O al cine. O a las pelis porno. O al internet. O a los videojuegos. O a la literatura de terror/fantasía/ciencia ficción. O al sildenafil. O a... los videojuegos que muestran el uso de drogas, ejecuciones, prostitución y violencia sin sentido de todo tipo. Después de todo; culpar a algo/alguien es mas cómodo que hacerse responsable por tus propios actos. ¿No? Si un tipo un día sube a la torre del reloj, con rifle de francotirador, asesina, y luego se suicida seguro que es culpa de Doom, Wolfenstein o CoD, no nos gusta pensar que el tipo estaba seriamente perturbado y que, si se no se hubiera obsesionado con los videojuegos seguro hubiese encontrando alguna otro obsesión, y el resultado, invariable, seria el mismo. Después de todo Axl tenía razón: los problemas están dentro de ti, la música no tiene nada que ver con ellos.

3. Estoy leyendo "El Sicario" la vera historia de un asesino a sueldo mexicano. Llevo cerca de la mitad del libro y aun no me encuentro una sola referencia a un videojuego. Ni a un relato de terror. Solo leo la historia de un tipo listo que decidió tomar el camino mas fácil, el que le proporcionara más satisfactores en menos tiempo y con el peor de los pretextos posibles, quería un auto. Quería cruzar la frontera y comer hamburguesas, no quería ser menos que el resto de sus compañeros de preparatoria. Después quería mujeres y quería droga. Sus "Misiones" me recuerdan a GTA. Un poco a Tony Montana. Un Poco a Niko Bellic. Pero esto es real. Vivimos en un país en el que se privilegia el estatus, sé tiene que ser un alguien, y tiene que ser pronto. No vaya a ser que tengas un solo par de zapatos para todo el año escolar, o viajes en autobús durante toda la universidad. 
Es muy fácil culpar a la violencia de los videojuegos, de las peliculas o del internet y voltear la cara cuando vemos a un narcomenudista en su tiendita, o de plano ignorar la ola de sangre que aun recorre el país, y con toda la hipocresía del menudo y voz meliflua, despreciar a los videojuegos violentos que corrompen a la juventud. Mierda, ¿no sera que la violencia que vemos en los teles no es mas que un pálido reflejo de la que vemos en la puta realidad?

4. Hace algunos años. Me encuentro en la casa de un amigo. Y su hijo, de unos ocho años entonces, juega al GTA: San Andreas, mi amigo orgulloso, me cuenta como el chamaco conoce todos los "cheats" del juego de memoria, y busca con afán guías en internet, ya ha completado el juego varias veces, y yo pienso, pero no lo digo, ¿qué clase de pendejo eres que deja en manos de un niño un juego que esta diseñado para jugadores adultos, con sexo, drogas, y violencia a montones?, ¿De verdad crees que es lo mejor para un niño jugar a esas cosas? Soy el primero en defender que los videojuegos, per se, no  crean asesinos, pero también tengo el suficiente juicio como para saber a que publico va dirigido que videojuego. Y no se necesita ser un experto, basta con ver la caja. "M", malo para niños, se acabo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios alimentan este blog, el pobre esta muy flaco, así que si no te apetece ver un famélico blog mas deambulando siniestramente por la web ¡comenta!