viernes, enero 01, 2016

El capitán salió a comer y los marineros tomaron el barco (1998) Charles Bukowski.

Nunca leo el mismo libro que leen los tipos que redactan la contraportada de los libros. Nunca, a veces, creo que mienten con descaro, a veces estoy seguro de ello. He dejado de leerlas. También los prólogos, también las tapas. Es mas prudente que dejen a solas al autor y al lector para que ellos se encuentren (o desencuentren) como les venga en gana.

Buko, el aguerrido hijo de puta, el bebedor empedernido, el tipo de las manos pequeñas siempre dispuesto a una pelea de bar ha envejecido exitosamente, en contra de todo pronostico cuenta con medios para subsistir, pagar el hipódromo, el alcohol, las cuentas. Buko, el aguerrido hijo de puta se entretiene por las noches aporreando las teclas de su ordenador (mac, by the way, nada menos mac que Buko, pero eran otros tiempos) y poco más, esta muy consciente de qu
e la muerte se acerca, pero no parece temerle. Puede volver la vista atrás, y pensar con ironía: solía dormir sobre los botes de basura. Si Buko tuviera un blog, este seria su blog. No, no son las sabias reflexiones de un septuagenario, solo es el mismo viejo hijo de puta aporreando el teclado con la misma mala leche de siempre. Recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios alimentan este blog, el pobre esta muy flaco, así que si no te apetece ver un famélico blog mas deambulando siniestramente por la web ¡comenta!