jueves, diciembre 08, 2011

Dead Nation, Housemarque (2010)




Dead Nation.

Hagamos un poco de historia.

¿Alguien recuerda aquel de 16 bits, llamado Zombies Ate My Neighbors? En este juego toda clase de criaturas protagonistas de pelis de bajo presupuesto intentaban asesinar a tus bienamados y agradables vecinos, tu, un ñoño jovenzuelo haciendo uso de diferentes armas cada una mas estrafalaria que la anterior debías de poner fin a su reinado de terror, a través de, si no mal recuerdo, noventa y nueve niveles. Eran buenos tiempos los de los 16 bits.

Sigamos con eso de la historia. Les suena eso de: ¿Todos los hombres del presidente? ¿Bernstein y Woodward? ¿Garganta profunda? ¿Hoffman y Redford? ¿Watergate? Bueno, hace mil siglos compre un libro viejo escrito por estos dos periodistas, en los que describían la investigación que culmino con la renuncia de un presidente gringo (Nixon, el que tiene cara de trasero y que reanudo las relaciones diplomáticas gringo-chinas), años y años después note con desagrado que a casi cualquier “escandalo”, o “noticia” que pretendían hacer pasar como una gran revelación que tendría enormes consecuencias le agregaban el sufijo “gate”, no ha vuelto a renunciar un presidente gringo con ninguna de estas tremendas revelaciones, y los supuestos periodistas que hacen uso del sufijo como si de un mantra se tratara tienen mas en común con la protagonista de garganta profunda, que con Bernstein o Woodward.

Pero... ¿De que carajos hablas G? ¿De nuevo la demencia senil se apodera de tus neuronas? ¿Estas divagaciones son el fruto de una juventud licenciosa? ¿a que viene esta verborrea? Al grano, al grano, grita furioso mi segundo lector, que nunca se ha caracterizado por su paciencia...


Al grano.

Hace algunos meses la PSN (el servicio on line gratuito de Playsation) sufrió de una seria de ataques informáticos, que deshabilitaron el juego en linea (que casi no uso), la tienda en linea (que uso con tarjeticas prepagadas), y el almacenamiento on line de los trofeos que casi todos los juegos otorgan, además (escandalo de escándalos) los atacantes tuvieron acceso a una cantidad indeterminada de números de tarjetas de crédito de los usuarios de PSN, con código de seguridad y todo, que se encontraban almacenados en archivos de texto plano... sin encriptación alguna. La prensa especializada (las cursivas son por lo especiales que son), se volcó sobre la noticia, azuzando a lo usuarios, desinformando, y vertiendo opiniones sin fundamento. Alguien agrego el sufijo gate, y, en ese momento perdieron mis simpatías. Seamos claros, Sony, arrogante y pendeja, la cago, no encriptar datos de naturaleza confidencial y que permiten acceso a las tarjetas de crédito de sus usuarios es un error garrafal, pero sobretodo inexplicable, sin embargo, G, remolón y comodino, observaba los hechos desde su búnker sin preocupación alguna... pero con una creciente sensación de desasosiego, ¿en serio, la prensa del sector de videojuegos posee un nivel tan lastimero?, ¿en serio los lectores de esta prensa nos merecemos este nivel de información?, ¿somos así de pendejos?, es triste, pero parece que la demagogia es lo que nos merecemos, y además es lo que vende.

Pero no todo es oscuridad, muerte y depravación. Como usuario registrado antes del vergonzoso incidente obtuve dos juegos descargables gratis (que Sony ofreció a modo de compensación ante la ira de los usuarios insatisfechos que perdieron su casa, su dignidad y su honor por culpa de la negligencia criminal de la maléfica transnacional japonesa), y uno de los juegos que escogí es Dead Nation :-).


Dead Nation.

Dead Nation es un juegop descargable publicado por Konami, y desarrollado por Housemarque, en el la trama es muy sencilla, como ubico ser humano inmune a la infección zombie que asola el planeta debes de ponerte en contacto con el científico loco en turno, para que, a través de tu sangre se desarrolle una vacuna que evite la inminente destrucción de la raza humana... como eres un tipo altruista, simpático, y bonachón, de inmediato tomas en tus manos la escopeta mas cercana, e inicias una feliz carnicería, regando pedazos de cerebro y carnes putrefactas por doquier. 
Se juega de forma muy sencilla, matas zombies, ganas puntos, compras o mejoras armas, encuentras armaduras, matas mas combines, ganas mas puntos, etcétera, se trata pues de un arcade puro, cuyo consigna es; Mata, mata, mata. Los escenarios son variados, y los enemigos también, con lo que puedes enfrentar zombies payasos, obesos, lentos, o rápidos, flacuchos o musculosos,  las armas incluyen la típica escopeta, metralletas, lanzallamas, granadas, bombas molotov, minas terrestres y muchas muchas otras, cada una de las cuales puedes ser mejorada, el sistema de control es idéntico al de cualquier FPS, por lo que te acostumbraras rápidamente a el. Con un perspectiva isometrica, el juego despliega gráficos simples, con buenos efectos de iluminación, y partículas en los momentos adecuados, la acción es fluida en casi todo momento, aunque cuando la acción se vuelve frenética, y con decenas de enemigos en pantalla se percibe una baja en los cuadros por segundo, pero no molesta es más puede que en los momentos en que la refriega sea mas intensa incluso lo agradezcas,  la música y efectos de sonido, acompaña de forma adecuada cada una de tus acciones; pocas cosas mas satisfactorias que el sonido de tu escopeta, seguido por el de un craneo estallando, o el de tus botas cuando caminas sobre una superficie "jugosa"... Además a modo de incentivo cuenta con un ranking mundial, en el que te se muestran las clasificaciones por paíen y en el que México,  gracias al esfuerzo colectivo de gran cantidad de ñoños, se encuentra dentro de los diez primero. Es por ello que considerando factores como, la duración  y lo adictivo de la mecánica de  juego, además de la violencia psicopática que presenta  Dead Nation se convierte en un juego por entero recomendable.











No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios alimentan este blog, el pobre esta muy flaco, así que si no te apetece ver un famélico blog mas deambulando siniestramente por la web ¡comenta!